El coronavirus y el petróleo / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

La pandemia mundial del coronavirus está causando estragos en  todo el globo terráqueo. Ha cobrado más de 100.000 muertes y se espera que en las próximas semanas se profundicen sus efectos.

Hay más de 600.000 personas contagiadas. Apenas llegando al continente americano, donde impactará con mucha fuerza. Solamente en los Estados Unidos de Norteamérica, en el mejor de los casos, se esperarán cerca de los 200.000 muertes.

En Latinoamérica habrá miles de muertes y contagiados. En algunos países se han tomado previsiones. La cuarentena obligatoria evitará que el coronavirus cobre miles de contagios. Ojalá en Venezuela se pongan de acuerdo, aunque sea en eso, el gobierno y la oposición por el bien de los venezolanos.

Mientras  todo ello ocurre, se producen acontecimientos que profundizarán la crisis mundial. La caída del consumo, es un elemento importante en la causa abrupta de los mercados de valores. Las causas han sido superiores al 40%, impactando en el desenvolvimiento de las empresas y en su producción. Los mercados se han reducido y el valor de las empresas se ha desplomado. Se ha incrementado el desempleo y la capacidad adquisitiva del ciudadano.

Por otra parte, en el peor momento, se desata una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, dos potencias energéticas mundiales. La disputa es por el apoderamiento de los mercados. La disminución histórica de los precios del petróleo, atenta en contra de la producción directa de los Estados Unidos.

Más de 3.000.000 de barriles diarios se producen a través del Fraking, con un costo de producción muy alto. Con los precios actuales, será imposible explotar las lituitas. Entrarán en crisis miles de productores independientes. Tendrán que cerrar su producción.

Además, hay productores que tendrán que cerrar producción por los altos vistos de producción. Es el caso de Venezuela que, aunque su producción actual es la más baja de su historia, los costos de producción son mucho más altos respecto al precio de venta.

Venezuela lo que produce hoy en día es para  atender el mercado nacional. Muy disminuido. Quizás menos de 100.000 barriles diarios, con muy poca capacidad de refinación, por estar fuera de servicio buena parte del parque refinador.

Los otros 400.000 barriles día, serán para enviarlos a China y Rusia , para atender los acuerdos de suministros y amortización de los préstamos. El servicio de la deuda entró en mora. No se generan divisas para atender las importaciones. En este punto, el sector privado, en caso de ser apoyado por el Gobierno, será el que impulse la atención de los ciudadanos. 

Es una etapa muy difícil para los venezolanos.  Es necesario que la población nos ubiquemos en la realidad que nos espera en el corto, mediano y largo plazo. Entre el coronavirus y nuestra realidad económica, enfrentaremos una severa crisis. La producción interna, ya mermada. ha caído a niveles históricos. 

Ojalá la ciudadanía tenga acceso a los alimentos. Los servicios públicos con muchas deficiencias. Será necesario reforzar la seguridad para el cuidado de las personas y de los bienes.

El mundo reclama un gran esfuerzo de sus pobladores. La pandemia se llevará muchas vidas. Aprenderemos que el ser humano es vulnerable a estos nuevos virus y su reacción será tardía.

Más Noticias