El Estado y sus resultados / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

Durante más de una década el Estado Venezolano asumió roles en los sectores productivos con consecuencias desastrosas.  La expropiaciones de empresas establecidas en los sectores petroleros, alimentarios, inmobiliarios, de la construcción, de tierras ( agricultura y cría), empresas básicas de Guayana etc, que a la postre han sido tan mala manejadas y administradas, que se encuentran en ruinas, cerradas o destruidas.

El ejemplo más emblemático  de lo afirmado es Pdvsa. Una de las empresas más grandes y poderosas del mundo, se encuentra muy disminuida, al punto de no aportar divisas a nuestro país por exportaciones petroleras, las cuales sostenían buena parte de la economía nacional.

El endeudamiento internacional del Estado Venezolano, ha sido descomunal, desproporcionada e impagable. Cuando analizamos el costo beneficio logrado, nos escandalizamos sobre las realizaciones de los proyectos financiados.

Si comparamos los préstamos realizados por el Estado y los Órganos de la administración central  y los decentralizados y las obras o servicios realizadas, nos daremos cuenta del enorme desfalco hecho por quienes han administrado el Estado. Se deberían hacer una lista, con montos, de las obras y servicios contratados y no realizadas. Nos asombraríamos. 

El sector privado productivo, se ha venido a menos. Desarticulado, deteriorado y minusválido. Todo el proceso de expropiaciones, de leyes draconianas, de cierre de espacios para desenvolverse y una falta de políticas de incentivos a la inversión privada, han llevado al sector privado a un estado de postración. 

Para hablar con propiedad, solo les referiré lo que ocurre en el sector petrolero. Ya sabemos del deterioro de Pdvsa. El sector petrolero privado se ha reducido a la mínima expresión . Las empresas privadas que actualmente le prestan servicio a la Industria petrolera, son muy pocas. Las obras y servicios contratadas por Pdvsa, son mínimas sin garantías de pagos. 

Las expropiaciones de las empresas que prestaban servicios en el Lago de Maracaibo, asumidas por Pdvsa, están cerradas o quebradas. No prestan ningún servicio. Ejemplos. Las empresas que prestaban servicios de lanchas para el traslado de personal y materiales a las instalaciones en el Lago de Maracaibo, con más de 800 unidades, apenas quedan operativas unas 50 unidades. 

En resumen. Es necesario revitalizar al sector petrolero privado serio y responsable, que ha prestado sus servicios por más de 80 años y que ha incidido en la realización de buena parte de toda la infraestructura actual.

La reactivación de Pdvsa pasa por una estrecha relación y una sinergia con el sector privado petrolero venezolano. 

Más Noticias