Apertura del sector petrolero / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

Unas de las primeras acciones que debe tomar el Gobierno, en el marco de la Ley Antibloqueo, será reversar las expropiaciones de  empresas privadas, en los diferentes sectores productivos. 

Estás empresas expropiadas en manos del Estado la gran mayoría de ellas están colápsalas, venidas a menos, mal dirigidas y administradas. Representan una carga para el Estado.

Las deudas con el sector privado petrolero venezolano son de una gran cuantía. Se deben crear mecanismos de pagos con crudo o productos. Debe haber una sinceracion de las cuentas, con sus ajustes y  plan de pago. Sería una manera de sanear financieramente a las empresas acreedoras. 

Tiene que crearse un clima de confianza, transparencia y solidaridad entre el Estado y los privados. Es fundamental y básico, lograr un acuerdo de paz y tranquilidad, con un marco jurídico, que permita actuar en el tiempo y el espacio.

El Estado venezolano no puede estabilizar y recuperar a Venezuela, con políticas públicas “estatistas”, como hasta ahora ha ocurrido. Se vive una realidad muy dramática, donde el país no tiene ingresos suficientes para sostener las estructuras actuales del Estado. Para entender esta situación, pondremos como ejemplo lo que sucede en la Industria Petrolera nacional. El nivel de gastos de Pdvsa, no puede cubrirse con la producción de petróleo actual. Con menos de 400.000 barriles diarios, con costos de producción muy altos, la rentabilidad es muy baja. No hay aportes a la Nación por las exportaciones petroleras.

Problemas profundos con el tema de la comercialización, producto de las sanciones impuestas, además de las limitaciones de almacenamientos. Se mantienen más de 130.000 trabajadores  y estructuras que ejecutan actividades no vinculadas con el negocio petrolero.

Pdvsa debe aprovechar estas circunstancias para sincerar su situación y llamar al sector privado petrolero venezolano, para revisar las alternativas de negocios para ser desarrollados con un sentido de transparencia, honestidad, productividad y eficiencia. Tiene que existir la humildad y  el reconocimiento de lo que no debe seguirse haciendo mal. Pdvsa ha sido una empresa muy compleja de manejar, y bajo las circunstancias actuales más todavía. En tal virtud, hay espacios suficientes para asumir retos con el sector petrolero venezolano. En forma concreta, asignar áreas de producción deprimidas, con metas claras y con una solidaridad de Pdvsa. Dejar actuar al sector privado venezolano. Se podrían lograr 1.000.000 de barriles nuevos, en un período de tiempo relativamente corto. Hay áreas de explotación con 0 producción. La asignación de áreas deberían ser discutidas y acordadas entre las partes. El mejor aporte que puede hacerle Pdvsa al sector privado petrolero venezolano, es cambiar las condiciones de contratación y asignar responsabilidades  “ realizables y ejecutables”, en un ambiente cordial y transparente.

Debemos insistir. Que está haciendo la Comisión Reestructuradora de Pdvsa. Hasta cuando hay que esperar para iniciar ese proceso ? Hay que ir implementando las acciones, que permitan ir fortaleciendo a nuestra primera industria.

El sector privado petrolero venezolano, es vital para la recuperación de Pdvsa.

Más Noticias