Acuerdo y rehabilitación de Venezuela / Por: Hugo Hernández Raffalli

Por:  Hugo Hernández Raffalli

Los cambios estructurales de Venezuela, para el año 1997, fueron recogidos en la Constitución Nacional, puesta en vigencia en el año 1999. De ser una democracia representativa pasaríamos hacer una democracia participativa.

La separación de los Poderes Públicos, se mantenía, pero se agregaban el poder moral y el poder electoral. Se consideraron las garantías de los derechos colectivos e individuales. Se le dio rango constitucional al tratamiento de nuestras riquezas naturales, bajo el entendido de los principios de soberanía e independencia. Se establecieron los mecanismos para revocar o no al Presidente de la República y cualquier cargo de los Poderes Públicos. 

Chavez, triunfador en las elecciones de 1898, juro ante la “ moribunda” constitución del año 1961, la lealtad y cumplimiento de las leyes.

Con este euforia y deseos de cambios, se inició el gobierno. De una vez, Chavez como promesa electoral, convocó la Asamblea Nacional Constituyente, cuya función era la elaboración, discusión y puesta en marcha de una nueva Constitución Nacional. Así se hizo.

Luego, se anunciaron Leyes para implantar los principios de la reciente Constitución. Se dictaron, vía habilitación legislativa. al Ejecutivo Nacional, 43 Leyes, entre unas de ellas la Ley Orgánica de Hidrocarburos. Esta Ley, profundizó la Nacionalización de nuestro petróleo, tocando intereses muy sensibles a nivel internacional. Ello, fue uno de los elementos de más peso, en el Golpe de Estado del 2002. La combinación de la godarria caraqueña,  militares e intereses extranjeros, dieron al traste la democracia, siendo restituida a las 47 horas siguientes.

Con estos antecedentes, se inició la recuperación del país. Sin embargo, la Industria Petrolera, en manos de la “ meritocracia” operacionalmente, inició un proceso de desestabilización política y de apoderamiento de Pdvsa. Ocurrió en el 2002, por más esfuerzos que se hizo para evitar el gigantesco daño a nuestra Industria Petrolera. En diciembre del 2002, paralizan a Pdvsa, llevándola de 3.2 millones de barriles a menos de 25.000 barriles diarios. Despiden  a más de 30.000 personas vinculadas al paro, y la industria sufre una de sus principales fortalezas.

El recurso humano de Pdvsa, se va recuperando lentamente, y después de varios años. consigue la recuperación de la producción y de los ingresos por exportaciones. También, es necesario decirlo, se inicia un proceso de corrupcion, sin precedente. Se utiliza a Pdvsa, como medio de enriquecimiento, sin control alguno. Familias de funcionarios internos, se hacen de riquezas súbitas. Empresarios del círculo más íntimo de funcionarios de Pdvsa, se hacen muy ricos de la noche a la mañana. Nadie controla nada. Se estiman pérdidas, por este concepto, de más de $ 50.000 millones de dólares. El montar las Misiones,a traves de Pdvsa, no les daba ningún derecho en utilizar los recursos de Venezuela, para enriquecerse. Todos están en el exterior, gozando de buena salud y dinero.

Hoy, nos conseguimos inmersos en una debacle sin precedentes históricos. No tenemos ingresos por exportaciones petroleras, no se recupera nuestra Pdvsa y su producción. No hay aportes impositivos al Erario Nacional. Tenemos a los sectores productivos en el suelo, sin perspectivas de recuperación. Con una deuda externa e interna muy grande. Entonces, qué hacer. Tenemos la obligación de exigirle al Gobierno y a la Oposición, un acuerdo nacional, donde todas las partes participen y cooperen, para establecer y acordar un plan de recuperación. El Ejecutivo, tiene que entender, que en el espacio y tiempo, no se puede gobernar un país en la condiciones en que esta Venezuela. Ya no sé trata de chavistas u opositores, se trata de rehabilitar al país.

Más Noticias