2020: La esperanza

Por:  Hugo Hernández Raffalli

Estamos cerrando el año 2019 en medio del caos. Se nos avecinan tiempos más duros. No hemos tocado fondo. La igualdad es hacia abajo. Todos mal, sin aliento y casi nos quitan la esperanza. Los resultados económicos y financieros han sido muy malos. El país se debate entre el gobierno defendiéndose para quedarse en el poder y una oposición cada día más dividida, sin liderazgos claros, sin perspectivas de cambios y sin ánimo de hacer un acuerdo con el gobierno para el bienestar del país.

Dentro de toda esta tragedia, cerramos el año con una sensible disminución de las fuerzas productivas. Sin estímulos ni confianza para que el sector productivo privado supere la profunda crisis, con lo cual las fuentes de trabajo también se reducen considerablemente.

Es necesario que las diversas fuerzas políticas depongan sus intereses personales y pongan por delante los intereses de Venezuela.

Los contra valores se han apoderado de los venezolanos. Ejercer lo ilícito es lo que es bueno. Cumplir con ética y legalidad es lo malo. Esto tenemos, como ciudadanos, que revertirlo, por el bien común.

La esperanza no la podemos perder, es lo único que nos queda.

Los venezolanos tenemos un país muy rico, por sus riquezas naturales, pero capturado por un puñado de gente, tanto en el gobierno como de la oposición, que creen que el país es de ellos solamente. No es así. Somos más de 30 millones de personas que somos mayoría y que exigimos un país mejor.

Se anuncia que nuestra producción petrolera en el año 2020 llegará a los volúmenes históricos. Cómo, cuándo, de qué manera. Cuál es el plan de recuperación. ¿Solo lo sabrá el general Quevedo? Por qué razón no se explica al país lo que, aparentemente, se proponen?.

Para que Venezuela llegue producir 2.800.000 barriles día ( promedio histórico), frente a una producción actual de menos de 1.000.000 b/d, se requiere primero que todo el recurso humano, luego recursos económicos. desbloqueo financiero, mercados alternativos para nuestras exportaciones petroleras. Solamente en recursos financieros se necesitarían alrededor de 10.000.000 millones de dólares gradualmente. Esa posibilidad no existe.

Es una nueva ilusión pensar en “ volver a la producción histórica”. De que están hablando? Explíquenle al país qué se traen entre manos. Que se discuta públicamente qué pasará con nuestro petróleo. Ningún recurso natural nuestro podría sustituir al petróleo, ni el corto. mediano y largo plazo

Bueno, cerramos el año 2.019 muy difícil y entraremos a la era del 2020, con la esperanza de ser un mejor país. Feliz Año Nuevo y que Dios nos proteja de todos los males.

Más Noticias