Subastarán la única Play Station que desarrollaron juntos Nintendo y Sony

La puja podría establecer un récord: su dueño busca más de 1.2 millones de dólares.

Por:  Redacción web

El único ejemplar de la consola que desarrollaron juntos Nintendo y Sony ha dado la vuelta al mundo y su dueño busca más de 1.2 millones de dólares.

Muchos no lo saben, pero a principios de los 90, antes de lanzar lo que hoy conocemos como la PlayStation original, Sony llegó a un acuerdo de colaboración con Nintendo y estuvo trabajando en una consola que partía del hardware de Snes (Super Nintendo) y añadía al mismo un reproductor de CD-ROM.

Llamada Nintendo Play Station, solo se hicieron 200 prototipos de la máquina, que nunca llegaría a ver la luz porque el pacto entre ambas compañías se rompió y Sony terminó sacando su propia plataforma de manera independiente.

El único de aquellos prototipos que no se destruyó va a salir a subasta este mes y todo apunta a que batirá cualquier récord establecido por artículos de este sector. De hecho su poseedor, Terry Diebold, ya rechazó más de un millón de dólares en su día por ella.

La consola data de 1991 y fue comprada por Diebold a un antiguo ejecutivo de Sony que, sin saber de su importancia, prácticamente la regaló en 2015 como parte de un lote de objetos de su pasado. Diebold ni siquiera compró el pack por ella y la descartó y dejó en su ático, donde años más tarde y como si de Jumanji se tratara, su hijo la encontró e identificó. No tardó en explicar a su padre lo valioso de la máquina y desde entonces, padre e hijo han viajado por todo el mundo llevando la consola a exposiciones, tasadores y compradores potenciales. Contando la historia de esta Nintendo Play Station y subiendo su reputación como coleccionistas de videojuegos. Pero eso tiene que acabar. "No puedo seguir perdiendo dinero", reconocía Diebold. "He gastado un montón en viajes y no he sacado nada de ella".

Por el récord

La casa de subastas de la que se valdrá la familia Diebold, Heritage Auctions, es conocida entre los coleccionistas del sector por haber vendido copias originales de The Legend of Zelda y Bubble Bobble por casi 20.0000 dólares cada una, o un Donkey Kong 3 que llegó a los 30.000 dólares.

El récord de la cadena está en un original de Mega Man que llegó a los 75.000 dólares. Ya fuera de Heritage se tiene constancia de subastas de Super Mario Bros. por 140.608 dólares y hasta de una colección privada de 40 juegos que se vendió por un millón y medio de dólares.

Precisamente una cifra parecida es la que rechazó Terry Diebold a comienzos del año. Se negó a vender por 1.2 millones de dólares provenientes de Noruega porque, según ha comentado a Kotaku, con esa cantidad, una vez pague impuestos, salde sus deudas y lo divida todo a medias con su hijo, "prácticamente nos quedaremos sin nada".

¿Qué cifra tendrá en mente el bueno de Terry? ¿La alcanzará? En unos días se descubrirá.

Más Noticias