Seguro de vida para expatriados en España

Fallecimiento, viudedad, orfandad, incapacidad e invalidez son las coberturas más habituales de los seguros de vida de los expatriados

Por:  Nota de prensa

España, uno de los destinos de expatriación más deseados por miles de personas que sueñan con disfrutar de su clima suave, sus playas, fiestas, gastronomía y la simpatía de sus gentes.
Es una de las economías más importantes del planeta y la cuarta de la Eurozona. Ya sea para trabajar o estudiar, establecerse en España, donde vivir es un arte, colmará todas sus expectativas.

Es muy habitual que las empresas que envían a sus trabajadores al extranjero cuenten con planes de prevención y modelos de respuesta para sortear cualquier crisis o imprevisto en el lugar de destino. Cuando una persona se desplaza a vivir a otro país, resulta muy interesante para empresa y trabajador contratar un seguro de vida para expatriados. Se trata de un seguro que se puede configurar para cubrir riesgos importantes que afectan al trabajador en situación de expatriación, por el hecho de residir en un país extranjero y estar lejos de casa.

Existen los seguros médicos que dan cobertura a un expatriado que necesita una operación urgente de apendicitis. Hay otras pólizas que buscan alternativas a un vuelo cancelado o que parte con retraso. Y otras que aportan cobertura jurídica ante un contratiempo en la aduana. Incluso, las que incluyen el pago de un rescate ante un secuestro.

El número de personas expatriadas crece a un elevado ritmo (del 3 al 4 % anual), así como evoluciona en cuanto a su composición. Dicha composición consta de cada vez más mujeres, personas más jóvenes y una mayor diversidad, lo que expresa ciertamente nuevas necesidades en materia de seguros de salud.

En algunos países de Europa como España la comunidad de expatriados se compone de hombres en un 48%, cada vez hay más mujeres expatriadas y en conjunto es cada vez más joven. Hasta tal punto que la distribución por edades se halla bastante equilibrada (únicamente estaría infrarrepresentada la tercera edad).

Una de las singularidades más llamativas de la población expatriada es que sólo el 40% de los cónyuges ejerce una actividad laboral. De ello se deriva una mayor influencia de las mujeres en la gestión de la salud de la familia, pero en ocasiones también, por desgracia, una exposición más elevada a un cierto aislamiento.

En conjunto, los expatriados demuestran mucho apego por los mecanismos de funcionamiento de la protección social de su país de origen, que en el caso de España se concretarían en una cobertura avanzada de los gastos médicos, sin franquicias y con topes de reembolso elevados, reembolsos basados en los gastos reales, abono directo de los honorarios por parte de la entidad aseguradora en caso de hospitalización del asegurado, cobertura íntegra de la atención dental, de los gastos de óptica y de la maternidad.

También, debido a la distancia, los expatriados prestan muchísima importancia a la calidad de la gestión de sus reembolsos de gastos médicos y en especial a una atención telefónica personalizada, profesional y ágil, habida cuenta de los costes de la telefonía. También esperan que se atiendan sus gestiones en plazos de tiempo apropiados.

En un seguro de vida para expatriados, las coberturas más habituales son las de:

Estas coberturas cobran más importancia cuando una persona trabaja en determinadas zonas del extranjero en las que la calidad de vida es inferior a la de su país de residencia u origen y existe un riesgo mayor de siniestro. Además, el seguro de vida para expatriación ayuda a mitigar el mayor impacto de estos posibles siniestros sólo por el hecho de estar lejos de casa.

Normalmente, las empresas que envían a personas a trabajar como expatriados son las mismas que se encargan de la contratación del seguro porque consideran que forma parte del paquete de beneficios sociales que le corresponde a un trabajador en esta situación en el extranjero.

En el mercado existe una gran variedad de seguros de vida para expatriados, con diferentes condiciones y riesgos cubiertos, siendo muy importante el alcance internacional de la compañía aseguradora para poder prestar el servicio. En este sentido, en caso de contratar un seguro de expatriación, es importante hacerlo a una compañía que esté autorizada para operar o tener negocio en el país de destino.

En conclusión, el seguro de vida para expatriados resulta de interés para aquellas personas que tienen pensado salir a trabajar fuera de casa. El objetivo es dejar cubiertos los riesgos más importantes y así poder centrarse en trabajar y disfrutar del tiempo libre en el destino.

Más Noticias