Qué consultoría estratégica es “la mano amiga”

Una consultoría estratégica que esté formada por economistas y abogados especializados en reestructuración y reflotamiento de empresas en dificultades.

Por:  Carlos Matias

El COVID-19 es más que el virus responsable de una pandemia. Es causa de una crisis económica con “efecto dominó” de temibles consecuencias. Muchas empresas están abocadas a expedientes de regulación de empleo, suspensión de actividades o incluso el cierre. Para salvarse, necesitan una consultoría estratégica.

Qué consultoría estratégica es “la mano amiga” que puede ayudar a estas empresas en las mejores condiciones es la clave. Hay que saber elegir una que agrupe a expertos en gestión de crisis.

Una consultoría estratégica que esté formada por economistas y abogados especializados en reestructuración y reflotamiento de empresas en dificultades; que pueda brindar su apoyo incluso en las situaciones más complicadas.

Coronavirus y crisis económica

Apenas superados los estertores de la “Gran Recesión” de 2008, que ha durado una década hasta 2018 (las “subprime”, la quiebra de Lehman Brothers, la burbuja inmobiliaria…), se nos ha echado encima la “crisis del coronavirus”. Es una situación límite.

El “parón” económico y laboral, obligado para combatir los contagios, ha durado más de tres meses en la primavera de 2020. Ha provocado que varios millones de pequeñas empresas, microempresas y emprendedores; que varios miles de empresas medianas y que decenas, incluso cientos, de las más grandes corporaciones se van ahora amenazadas por la quiebra.

Expertos en gestión de crisis

Según Igor Ochoa, experto internacional en gestión de crisis de la consultora Dipcom Corporate, “las crisis surgen en empresas de todas las dimensiones y lo mejor es estar preparados para afrontarlas antes de que surjan, para que no nos pillen de sorpresa y podamos sobrellevarlas lo mejor posible”.

Aunque el plan de gestión de crisis puede ejecutarlo la Junta Directiva de una compañía en apuros, “conviene contar con ayuda especializada, debido a lo dificultosos que suelen resultar este tipo de procesos”.

¿Cómo sacar adelante una empresa en crisis?

¿Cómo sacar adelante una empresa en crisis? Para Igor Ochoa, “hay varios principios que son básicos y conviene seguir”.El primero es la humildad. Cuando los gestores identifiquen que un problema les sobrepasa deben tener la humildad suficiente para pedir ayuda. El orgullo entorpece la solución. Hay que buscar a los expertos que puedan empezar cuanto antes a trabajar para enderezar la organización.

Otro pilar básico es la responsabilidad. Los gestores deben asumirla. Hacer como si no pasara nada, u ocultarlo, sólo empeorará las cosas. El tiempo corre en contra.

Cuando surge una crisis hay que moverse con velocidad. “Esperar es condenarse”, dice Igor Ochoa. “Cuando más deprisa se actúe más probabilidades hay de atajarla”. Es recomendable nombrar un portavoz e informar.

Transparencia y empatía

Informar es básico. La empresa tiene que dar explicaciones e intentar ser clara, si bien ciertos aspectos pueden y deben quedar en la reserva por razones legales. Una vez se filtre a los medios de comunicación, lo mejor es intentar ser transparentes en la medida de lo posible. Al mismo tiempo, también es recomendable extender ese sentido de transparencia a la plantilla y a los proveedores.

Los responsables de gestionar la crisis no deben de olvidar a sus proveedores, que son personas con sus inquietudes y preocupaciones. Es preciso tener empatía con todos ellos, ponerse en su lugar e intentar compensarlos o reducir los inconvenientes que la crisis pueda generarlos.

Compromiso

Una crisis no se genera en un día, aunque su pico se produzca en una sola jornada, incluso en cuestión de horas. Para conocer su impacto y poder adaptarse a su evolución no hay que perderla de vista. Es imperativo que un equipo se ocupe de monitorizar los medios de comunicación, redes sociales, menciones, etcétera.

Es hora de escuchar a los clientes más que nunca. Dar una disculpa pública por los errores cometidos o actuaciones indebidas. El cómo reestructurar una empresa en crisis no se basa sólo en palabras, sino también en hechos. Los responsables de la gestión de crisis deben comprometerse a tomar medidas para que las circunstancias desencadenantes no se repliquen en el futuro. Las buenas intenciones no son suficientes.

Experto en gestión de crisis

Igor Ochoa es economista y Licenciado en ADE, con una experiencia que supera los quince años dirigiendo equipos financieros, unidades de negocio y empresas de múltiples sectores. Es miembro del Consejo de Administración de varias sociedades industriales y de servicios, como Lanteko Berria, S.L.; Rehabilitaciones Indarlan, S.L., o la consultora Dipcom Corporate, S.L., y forma parte del Consejo de varios fondos de inversión.

Su trayectoria profesional le acredita como business angel” de emprendedores y como experto en gestión de crisis a través de la Consultora Dipcom Corporate.

Más Noticias