Protestan con zapatos pintados de rojos en plaza de México para exigir cese de la violencia de género

“Los zapatos representan ausencia, visualizar ausencia”, dijo Elina Chauvet, una artista de 60 años.

Por:  AP / Redacción WEB

Un grupo de artistas y activistas de los derechos humanos  colocaron cientos de zapatos de mujer pintados de rojo como tacones de aguja, zapatos deportivos hasta de tamaño infantil, en la plaza principal de la Ciudad de México,  este sábado 11 de enero,  para llamar la atención sobre la violencia de género en un país donde, en promedio, 10 mujeres y niñas son asesinadas cada día y menos del 10% de los casos son resueltos alguna vez.

Mientras los residentes y turistas se movían por la plaza, o Zócalo, el corazón histórico, político, cultural y religioso del país, los manifestantes marcharon hacia la puerta principal del Palacio Nacional para llamar la atención de las autoridades.

"¡Nadie más murió!", Gritaron al ritmo de un tambor.

“Los zapatos representan ausencia, visualizar ausencia”, dijo Elina Chauvet, una artista de 60 años,  quien se dio cuenta por primera vez de la obra de arte de protesta en 2009 después de que su marido fuese asesinado por su esposo en un caso de violencia doméstica en la ciudad fronteriza del norte de Juárez. 

“El rojo es para la sangre que se ha derramado, pero también es una obra que habla de amor”.

La plaza estuvo repleta de zapatos de todos los tamaños.

El hilo conductor común es la incapacidad de las autoridades para resolver el problema de la violencia de género en uno de los países más peligrosos del mundo para ser mujer.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha estado en el cargo por poco más de 13 meses, y los funcionarios aliados se han comprometido a hacer del femicidio y otros delitos relacionados con el género una prioridad.

 En noviembre, la alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, declaró una alerta de violencia de género para la capital, lo que significa que 20 de las entidades federales de México ya lo han hecho. Sheinbaum dijo que la medida creará conciencia sobre el problema y ofrecerá mejores resultados.

Pero para aquellos en la protesta del sábado, se ha visto poco o nada en cuanto a resultados.

Hubo 3.662 feminicidios, o asesinatos de mujeres relacionados con el género, en 2018, antes de que López Obrador asumiera el cargo, y la tasa continuó a ritmo acelerado en 2019, aunque todavía no hay cifras finales para el año.

“De lo contrario. Siguen matándonos “, dijo Elizabeth Machuca Campos, una activista de 39 años, artesana y defensora de los derechos de las mujeres de Ocoyoacac en el vecino Estado de México, cuya hermana fue asesinada allí en 2017.

 Dijo que un sospechoso fue detenido y sentenciado pero en el último minuto, el cargo fue cambiado de feminicidio a homicidio, algo que activistas y grupos como Amnistía Internacional dicen que los gobiernos mexicanos realizan con frecuencia en múltiples niveles para alterar las estadísticas sobre violencia de género.

Más Noticias