Piden a UE crear un ente para controlar a gigantes tecnológicos

Francia y Países Bajos se manifestaron a favor de una reglamentación "de las grandes plataformas digitales demasiado poderosas".

Por:  Reuters / AFP

Francia y Países Bajos pidieron este jueves 15 de octubre la creación de un regulador de la Unión Europea para controlar a las grandes empresas de tecnología como Google y Facebook, cuyo dominio les otorga un estatus de guardián efectivo en Internet.

La medida aumenta la presión sobre la comisaria de la UE, Margrethe Vestager, que está trabajando en un borrador de reglamento conocido como Ley de Servicios Digitales, que busca establecer las reglas básicas para el intercambio de datos y el funcionamiento de los mercados digitales.

En una declaración conjunta, autoridades de ambos países dijeron que el regulador debería poder evitar que las plataformas de las empresas tecnológicas bloqueen el acceso a sus servicios “a menos que tengan una justificación objetiva”.

“Estas plataformas pueden obstaculizar la entrada de nuevas empresas y limitar la libertad de elección de consumidores y empresarios”, dijo Mona Keijzer, secretaria de estado neerlandesa de asuntos económicos y política climática.

"Demasiado poderosas"

Keijzer y su homólogo francés a cargo del sector Digital, Cédric O, se manifestaron  a favor de una reglamentación "de las grandes plataformas digitales demasiado poderosas".

"Estas medidas deben aplicarse a plataformas que los consumidores o las empresas pueden difícilmente ignorar y que tienen una posición denominada de "gatekeeper".

Los dos secretarios de Estado proponen por ejemplo que se obligue a los Gafa (acrónimo para referirse a Google, Amazon, Facebook y Apple) a permitir la transferibilidad de los datos, para que las empresas puedan disponer de los suyos propios y utilizarlos en otra plataforma.

Holanda y Francia quieren además que se prohíba a esas plataformas "favorecer sus propios servicios" en detrimento de sus competidores más pequeños.

La Comisión Europea está adoptando una línea dura contra los gigantes tecnológicos de Estados Unidos, impulsada en parte por casos antimonopolio que dieron como resultado decisiones que posteriormente no lograron impulsar la competencia debido a lo largo del proceso, que generalmente toma varios años.

Más Noticias