Mejora tus habilidades digitales y tus idiomas para la próxima recesión

El Covid-19 ha puesto de manifiesto la relevancia que tiene la digitalización y la aceleración económica, pero también la necesaria adaptación de los profesionales a una nueva era marcada por la incertidumbre.

Por:  Sara Dominguez

El Covid-19 parece dejar un escenario desolador en materia de empleo y crecimiento económico a nivel mundial. Todos los países están registrando importantes caídas en su PIB debido a la pandemia y la paralización de la actividad económica.

Unos están consiguiendo controlar más la situación y parecen estar preparados para los rebrotes y próximas oleadas en materia sanitaria, mientras que otros están encontrando más dificultades.

La cuestión económica es harina de otro costal. Todos los sectores, incluidos los denominados esenciales que continuaron con su actividad durante el confinamiento, se han visto afectados negativamente. Sin embargo, las previsiones más optimistas auguran que durante 2021 se podrá recuperar en gran medida esa actividad económica que está decayendo en el presente ejercicio.

No obstante, para ello es importante adaptar los empleos y esa actividad económica. El Covid-19 ha puesto de manifiesto la relevancia que tiene la digitalización y la aceleración económica, pero también la necesaria adaptación de los profesionales a una nueva era marcada por la incertidumbre. Algunas de las siguientes habilidades se situarán entre las más demandadas para alcanzar un buen empleo en esta nueva normalidad.

La mejora del inglés para empresas

El inglés lleva años posicionándose como el idioma universal, en que permite conectar cualquier territorio y cualquier empresa. De este modo, adquirir soltura con él es clave para aspirar a un buen empleo, especialmente para aquellos que guardan relación con el uso de las nuevas tecnologías, que hoy en día son prácticamente todos.

Comenzar con unas clases ingles skype puede ser el primer paso para ser competitivo en el ámbito laboral. Debemos recordar que antes de que afectara esta pandemia a nivel global, el aprendizaje de idiomas, y especialmente el inglés, era ya una habilidad que valoraban muy positivamente las empresas.

Capacidad de adaptación para enfrentarse a la era de la incertidumbre

Un segundo elemento que puede marcar la diferencia ante esta nueva coyuntura socioeconómica es la capacidad de adaptación, que guarda mucha relación con el reciclaje laboral y la formación.

Según la empresa de trabajo temporal Randstad, el 30% de los empleos se modificará y uno de cada siete trabajos actuales directamente desaparecerá. Esos cambios guardan mucha relación con la digitalización y la transformación tecnológica. Además, la mitad de los empleados necesitará actualizar sus habilidades.

La clave no está ya tanto en especializarse en un ámbito laboral, que también resultará importante, sino saber obtener herramientas que permitan solventar dificultades y maximizar la productividad.

Si ya antes del Covid-19 se había desechado por completo esa viaje máxima de trabajar durante toda una vida en el mismo sector, ahora con esta nueva realidad en la que se van a producir muchos cambios y transformaciones laborales, debemos apostar por adquirir las habilidades suficientes para adaptarnos bien a esta nueva era tan incierta.

Formación en entornos digitales

El turismo, la hostelería o el marketing son los que más han sufrido las consecuencias de esta pandemia. En cambio, otros como el comercio electrónico, la distribución o el sector farmacológico sí están moderando su caída.

En esta crisis se ha comprobado que la digitalización es una pieza clave y esto implica no solo adquirir habilidades en marketing digital, adentrarse en el comercio electrónico o conocer a fondo cómo funcionan las redes sociales y los nuevos canales de comunicación, sino que también va a ser importante formarse en ámbitos como la ciberseguridad, el big data, elearning o la inteligencia artificial.

En este nuevo escenario, los especialistas en robótica, todos aquellos perfiles que guardan relación con el marketing online, los gestores de demanda en logística y también aquellos especializados en cobro y gestión de deudas serán muy demandados en los próximos meses.

Desarrollo de la marca personal

Encontrar un buen empleo siempre ha sido una tarea con cierta dificultad, y esto se hará aún más complejo debido a la durísima competencia que va a suponer el alto nivel de paro que comienza ya a registrarse.

Los especialistas aconsejan aprovechar el tiempo libre para impulsar el personal branding. Aquí juega un papel importante el aprovechamiento máximo de las redes sociales, sobre todo las de corte profesional, y saber adaptar los conocimientos y la experiencia adquirida a lo que demanda esta nueva realidad.

La marca personal es todo aquello que se quiere exponer a los demás, de modo que hay que saber hacer ver al mercado qué se está dispuesto a ofrecer y dónde puede encajar determinado perfil profesional.

Perfiles de orientación comercial

El punto anterior nos sirve de enlace para llegar a la última recomendación, dirigir los perfiles profesionales hacia tareas con una clara orientación profesional. Ahora más que nunca las empresas van a apostar por las ventas, por dar salida a todos sus productos y servicios estancados para compensar la paralización de la actividad económica.

Las habilidades comerciales se posicionan como un elemento indispensable para resultar atractivos en el mercado laboral. A esto se suma la capacidad de adaptación en los equipos, una buena imagen, una marca personal bien trabajada y habilidades comunicativas.

Más Noticias