Manitas a domicilio, un servicio cada vez más demandado

Un servicio cada vez más demandado, económico y rápido, que te arregla prácticamente cualquier cosa en un “pispás”.

Por:  Carlos Matias

¿Se te han olvidado las llaves de casa y no puedes entrar? ¿Tienes un grifo estropeado? ¿Hay que echar una mano de pintura a una mancha en la pared y no sabes cómo hacerlo? ¿Se ha desencajado la puerta de un armario? Para estos y otros muchos trabajos, incluso para los más simples, llega como si del Séptimo de Caballería se tratase el manitas a domicilio. Un servicio cada vez más demandado, económico y rápido, que te arregla prácticamente cualquier cosa en un “pispás”.

Manitas a domicilio, un servicio cada vez más demandado. Hace ya muchos años, cuando alguien necesitaba una reparación doméstica de menor rango echaba mano de algún amigo, familiar o vecino que hacía el “apaño”. Era más rápido y económico que llamar a un servicio técnico de reparaciones.

Con el tiempo, la figura del manitas se ha profesionalizado. Sigue siendo un servicio barato, entre otras cosas porque lo suelen cubrir casi todas las pólizas de los seguros de hogar. Y tiene la gran ventaja de que no es un aficionado, o alguien mañoso (de ahí viene el nombre de “manitas”), quien acude en nuestro auxilio, sino un verdadero profesional que, además, responde de la calidad del trabajo realizado.

Manitas a domicilio para todo

Fontaneros, cerrajeros, pintores, electricistas, instaladores de aire acondicionado, de calderas o de estructuras metálicas; trabajos de mantenimiento en todo tipo de entornos, asean comunidades de vecinos, fincas rústicas o pisos particulares; construcción, impermeabilizadores, reformas integrales o de cuartos de baño… Siempre se puede encontrar un servicio de manitas para cada necesidad.

¿Se te han olvidado las llaves de casa y no puedes entrar? Cerrajeros. ¿Tienes un grifo estropeado? Fontaneros. ¿Hay que echar una mano de pintura a una mancha en la pared y no sabes cómo hacerlo? Pintores. ¿Se ha desencajado la puerta de un armario? Carpinteros y ebanistas… Para estos y otros muchos trabajos, incluso para los más simples como colgar un cuadro o instalar una lámpara en el techo, el manitas a domicilio puede ser nuestra salvación.

Empresas especializadas

Se trata de un servicio cada vez más demandado, que es económico y es rápido. Generalmente, desde que llamas al manitas hasta que entra por la puerta de tu casa no suelen transcurrir más de veinticuatro o cuarenta y ocho horas como mucho, y te arregla prácticamente cualquier cosa en un abrir y cerrar de ojos.

¿El coste del servicio? Lo normal es que sea “cero euros” si el trabajo es rápido y está cubierto por el seguro de tu casa. Hoy en día, la mayoría de las aseguradoras incluyen esta cobertura, porque supone un importante reclamo.

Las aseguradoras suelen tener contratados los servicios de manitas a domicilio de empresas especializadas como SH Serveis (shserveis.es), empresa que tiene en su plantilla a personal altamente cualificado para cualquier trabajo.

Satisfacción garantizada

Si no quieres correr el riesgo de perforar una cañería al clavar un clavo o de traspasar la pared que linda con el vecino de al lado a la hora de poner un cuadro, lo ideal y más seguro es recurrir a un manitas a domicilio. El trabajo que haya que realizar quedará perfecto. Será mucho más cómodo para ti y tendrás la tranquilidad de que todo quedará como debe de estar, y con garantías.

En los últimos años, los trabajos de manitas a domicilio apenas sufren el paro. Es de esos nichos de empleo que siempre tienen necesidad de más mano de obra cualificada y especializada.

Las averías más frecuentes en una vivienda o en una comunidad de vecinos suelen ser las relacionadas con el suministro de electricidad (poner enchufes, arreglar o instalar un cableado…), el de agua (goteras, fugas, atrancos…) y los relacionados con las cerraduras. Hasta los más cuidadosos pueden perder una llave que, aunque no sea la de casa, puede ser de una caja de seguridad o una caja de caudales.

No esperar a la avería, adelantarse a ella

Los servicios de manitas a domicilio no sólo están para sacarnos de un apuro en caso de avería. También están para evitar dicha avería. ¿Cómo? Muy sencillo: con un servicio de mantenimiento que vigile el estado de nuestras instalaciones y se asegure de que todo funciona correctamente.

Con frecuencia, un servicio de manitas a domicilio para realizar tareas de mantenimiento puede anticiparse a la avería, al detectar cualquier anomalía desde sus primeros síntomas. Esto nos sirve para adelantarnos al problema, a preverlo. En consecuencia, si ponemos el remedio antes de que surja la enfermedad todo será mucho más sencillo, además de ahorrarnos molestias, disgustos y dinero.

Más Noticias