Lugares donde venden partes de carros usados: lo que debes saber

El costo de tu reparación será mucho más bajo adquiriendo partes de carros usados.

Por:  Juan Antonio Fonseca Serrano

Has tenido una avería y ya estás temiendo a la enorme factura del taller. ¿Sabes que podrías haber ahorrado mucho más? En efecto, comprar autopartes en cosasusadass.com u otras páginas o tiendas similares puede hacer que el coste de tu reparación sea mucho más bajo y que, además, disfrutes de unas calidades de primera con tu carro.

La compra de piezas ya usadas es algo de lo más habitual, que además funciona bastante bien. Lo recomendamos especialmente porque es algo que te va a servir para no tener que gastar tanto dinero en tu vehículo, como también por otras cuestiones que abordaremos más adelante. Sigue leyendo, que vamos a explicarte todo lo que debes saber sobre comprar en lugares donde vendan piezas de carros usados.

¿Por qué es mejor comprar partes de coches usados?

Todo el que ha comprado o quiera comprar partes de carros usados sabe que la posibilidad de recurrir a piezas usadas siempre está ahí. En más de una ocasión se ha ido a un desgüace en busca de un recambio con el que poder arreglar esa falla del motoro o de cualquier otra parte del vehículo. Y lo que es mejor, se ha conseguido reparar a cambio de un pago mucho más bajo de lo que supondría adquirir una pieza totalmente nueva y procedente de la casa del coche.

Ahora bien, ¿cuáles son las principales razones por las que hacerlo? Aunque hemos resumido bastante bien un escenario habitual y que deja bien claro el motivo, ahora vamos a desgranar mucho mejor los motivos por los que lo aconsejamos. Desde ya, te adelantamos que es algo que afecta tanto a tu bolsillo como al tiempo que vas a tardar en tener el carro arreglado y listo para hacer kilómetros.

Mayor ahorro

La principal causa por la que cualquiera acudiría a piezas usadas de carros, y algo que siempre atrae. Si optas por esta posibilidad, siempre vas a conseguir un ahorro mucho más grande que yendo a por las piezas que son completamente nuevas. Es algo lógico, ya que hablamos de componentes que han sido sometidos a cierto uso y que, por lo tanto, no van a poder rendir igual que aquellos que sean completamente nuevos.

La diferencia de precios puede ser muy grande. Tanto, que a veces llega a ser de entre un 10% o un 20% de lo que que era la cifra original. Ni que decir tiene que el mero hecho de pagar menos para tener algo igualmente válido es extremadamente atractivo. Aunque hay que andarse con mucho ojo, porque son piezas que ya tienen rodaje y pueden fallar antes de lo habitual.

Garantía de compatibilidad

Uno de los grandes problemas a la hora de tener que hacer una reparación de un carro es encontrar recambios válidos. Muchos talleres alargan su mano de obra al tener que esperar hasta recibir las piezas necesarias porque las disponibles no son válidas para tu modelo de auto. Lo sabes, porque posiblemente te haya pasado alguna vez y hayas visto luego cómo la factura se inflaba todavía más.

No te preocupes por eso, porque al usar piezas de coches usados vas a saber que funcionan perfectamente en el tuyo. Básicamente, porque lo habitual es recurrir a las que pertenecen a un modelo idéntico al tuyo, y eso automáticamente implica que podrás usarlas sin problema alguno.

Son razones de peso, aunque también hay que tener muy en cuenta que las cosas no siempre salen bien. Si no conoces el lugar de procedencia del recambio o si, incluso, ves que su precio es demasiado bajo, debes andarte con cuidado. En ocasiones, las piezas usadas pueden traer más problemas que soluciones al estar demasiado desgastadas y lejos de encontrarse en perfecto estado. Por eso, debes ir con cuidado, aunque nada de eso ocurre si maniobras bien.

Las recomendaciones son muy importantes

Como decíamos antes, saber que las piezas están en el mejor estado posible es muy importante, y más si vienen de carros de segunda mano y con varios kilómetros bajo sus ruedas. Tener recomendaciones tanto de tiendas como de piezas es sumamente importante; de hecho, podríamos decir que es lo más a tener en cuenta en todo esto de los coches usados.

¿Por qué? Porque así puedes saber de antemano cuáles son los sitios más fiables tanto por precios como por calidad del producto. Asimismo, también así es como realmente puedes encontrar buenos lugares en los que vender tus piezas usadas. Porque no hay compra sin venta, y porque puede que ese carro que ya no usas pueda darte algo de dinero si se reaprovechan sus componentes.

El buen estado, la calidad, el rendimiento, el precio... Hay mucho a tener en cuenta cuando hablamos de piezas, y más cuando vienen de coches que no son nuevos. Recuérdalo y tenlo muy presente.

Más Noticias