Los perros callejeros de Tiflis dejan de ser una "plaga"

Hubo épocas en las que los perros callejeros causaban preocupación en la sociedad: a comienzos de los pasados años 90 los teflisenses rehuían los encuentros con estos animales.

Por:  EFE

En los tiempos de la caída de la Unión Soviética y, luego, durante la guerra civil georgiana, las jaurías de perros que recorrían las calles de Tiflis representaban un peligro para sus habitantes, pero hoy con cariño y cuidados estos canes se han convertido en un elemento entrañable del paisaje urbano.

En 2019, para el rodaje de la película "Fast and Furius-9", las autoridades de la capital georgiana trasladaron todos los perros que había hechos suyas las calles del centro de la ciudad a un refugio municipal de Varketili, en las afueras de Tiflis, pero una vez concluyeron las filmaciones fueron devueltos a su hábitat.

Cuando el director de escenas de riesgo Spiro Razatos se enteró de la mudanza forzosa fue al refugio municipal junto con miembros del equipo de filmación y llevó alimentos y juguetes a los canes a modo de desagravio. Esa visita acaparó espacios en la prensa y la televisión.

En la calle como en casa
Los perros se sienten cómodos en las calles de Tiflis, sobre todo en la avenida Rustaveli, la principal vía de la ciudad, y en la céntrica plaza Ingorokva, frente al sede del Gobierno, donde se les puede ver echados al sol en los días despejados.

"Procuro no olvidar traerles algo de comida desde casa", dice a Efe Tamara Dvaladze, funcionaria administrativa del gabinete de Ministros.

Junto a la entrada de la estación de metro Politechnicheski Instituto, los vecinos habilitaron varias casitas en la que más de una decena de perros callejeros encontraron su hogar y reciben alimentos. "Mira, son muy buenos", dice a Efe Irma, una joven que presenta a los canes por su nombre: "Estos son Rex, Mailo, Lucy, Misho... Están esterilizados y son muy cariñosos".

"No imagino mi vida sin mis perros. Desde luego crean algún problema en el apartamento, pero siento tal felicidad cuando me despiertan por la mañana... Forman parte de mi familia", asegura a su vez a Efe Irina Baramidze, una guía turística que hace ya algunos años adoptó a dos mascotas en el refugio municipal.

Tiempos difíciles
Pero hubo épocas en las que los perros callejeros causaban preocupación en la sociedad: a comienzos de los pasados años 90 los teflisenses rehuían los encuentros con estos animales, que vagaban en busca de comida y que en ocasiones atacaban a los viandantes.

Los canes que viven hoy en día en las calles de Tiflis son cariñosos, están bien alimentados y llevan en una oreja un crotal de color llamativo, que los identifica como animales no agresivos, vacunados y esterilizados por los veterinarios de la Agencia de Monitoreo de Animales (AMA).

"Regulamos la población de perros con métodos humanitarios aprobados mundialmente. Después de estos procedimientos dejan de ser agresivos. Además, son beneficios para los animales", dijo a Efe la portavoz de la AMA, Nata Uzunashvili.

La agencia comenzó a trabajar hace cinco años, cuando en las calles de Tiflis había más de 40.000 perros, número que se ha reducido varias veces en la actualidad.

"Salta a la vista que la actitud de la sociedad hacia los animales ha cambiado para mejor. Cada vez son más raros los casos de crueldad y cuando estos se producen tienen repuesta social de extremo rechazo", dice Uzunashvili. "El año pasado regalamos 700 perros, que hoy viven felices en las casas de sus nuevos amos", añade.

Labor educativa, veterinaria y de rescate
En su opinión, uno de los aspectos más importantes de la labor que realiza la agencia es el educativo.

"Intentamos inculcar el amor por los animales domésticos desde la infancia. La Agencia desarrolla programas educativos en las escuelas. En las llamadas 'lecciones de bondad' exhibimos películas sobre la defensa de animales, les hablamos de cuán beneficioso es para los niños crecer junto a un mascota", explica.

En el refugio municipal los canes no solo son esterilizados sino que reciben todo tipo de atención veterinaria.

"La sociedad ve cada vez más con mejores ojos a los perros callejeros. Los cuidamos, alimentos y les damos cobijo. La práctica en la que se mataba a los perros callejeros era inhumana. Ahora esos perros ya no son agresivos con las personas", dice a Efe el director de la AMA, Vajtang Lomdzharia.

La agencia también cuenta con siete equipos de socorro que durante las 24 horas del día atienden las llamadas de ciudadanos que informan de canes en situaciones de peligro; que han caído al río Mtvari, a una alcantarilla o a un foso de un elevador o que han sido atropellados.

El año pasado los 60 socorristas efectuaron más de 400 operaciones de rescate. Todos los gastos del refugio canino municipal son sufragados por el Ayuntamiento, que financia las actividades de AMA, que cuenta con cerca de 150 especialistas y un presupuesto de poco más de un millón de euros.

Políticas municipales

El Ayuntamiento de Tiflis es de hecho el mejor amigo de los perros. Habilita espacios de paseo y adiestramiento en los parques de la ciudad. Y es que el alcaldes, Kakha Kaladze, exjugador del equipo italiano de fútbol Milán, es un gran amante de estos animales.

En su casa, en las afueras de la ciudad, tiene cinco canes de raza, pero eso no fue obstáculo para que durante una visita al refugio de Varketili adoptara a otra mascota, a la que le dio el nombre de Tiffany y que en varias ocasiones ha sido vista en reuniones oficiales en el Ayuntamiento.

"Nos gusta mucho cuando viene Tiffany. Está muy bien. Y es cierto, el alcalde procura dar un ejemplo de amor y preocupación por los perros", dijo a Efe la portavoz de Kaladze, Manana Tokmadzhivshvili. EFE

Más Noticias