Los mejores aceites para seguir la dieta keto

Las personas que siguen este tipo de alimentación tienen que consumir un alto porcentaje de grasas, pero tienen que ser buenas (no grasas trans). El resto de la dieta se complementa con carbohidratos específicos que no puede superar los 50 gramos por día (debe ser exacto) y una variedad de vegetales.

Por:  Nota de Prensa

La dieta keto o cetogénica se fundamenta en alimentos ricos en grasas buenas y proteínas. De esta manera se logra un proceso de cetosis en sangre que es parecido al ayuno, por ende, se consigue agotar las reservas de grasas de en el cuerpo y se convierten en cetonas.

Las cetonas son sustancias químicas que se acumulan en el cuerpo y son potencialmente quemadoras de grasa, de estas también se obtiene energía. Este proceso surge cuando hay ausencia de suministro de glucosa en la sangre. El organismo al percatarse de esta escasez fabrica en el hígado la descomposición de las grasas.

Las grasas viajan a través de la circulación sanguínea hasta llegar al hígado, donde finalmente son procesadas. Una vez que esto ocurre los cuerpos cetónicos regresan al sistema circulatorio y son absorbidos por el músculo y otros tejidos para alimentar al metabolismo del cuerpo.

Es por esta razón que las personas que siguen este tipo de alimentación tienen que consumir un alto porcentaje de grasas, pero tienen que ser buenas (no grasas trans). El resto de la dieta se complementa con carbohidratos específicos que no puede superar los 50 gramos por día (debe ser exacto) y una variedad de vegetales.

Aceite de oliva

El aceite de oliva o de oliva extra virgen es el más recomendable para una dieta keto. Sin embargo, sirve únicamente para aderezos de ensaladas o rociar sobre verduras asadas. La inclusión de platillos keto que contengan aceite de oliva se ha convertido en tendencia en la Ciudad de México, donde cada vez más los menús de restaurante ofrecen opciones como estas.

"El aceite de oliva se absorbe más fácilmente en el cuerpo y de este se extraen las vitaminas A, D, E y K. En especial, la vitamina D que desprende es esencial para el correcto funcionamiento del organismo, porque si se tiene carencia de esta vitamina, conduce a una pérdida de densidad ósea exponiendo al cuerpo a padecer de osteoporosis y fracturas (huesos rotos)", resaltaron Dannie Hansen y Katrine Rubæk de SUNDT.

Aguacate y aceite de aguacate

El aguacate y su aceite poseen abundantes ácidos grasos saludables para el corazón. En cuanto a su presentación en aceite es ideal para cocinar porque tiene la capacidad de soportar altas temperaturas sin perder su valor nutricional. El organismo extrae de ambas presentaciones el magnesio, el potasio, la vitamina B3, entre otras.

Mantequilla

La mantequilla de preferencia debe ser orgánica porque contiene altos niveles de calidad, debido a sus ácidos grasos y omega 3. Sin embargo, sigue siendo una grasa saturada, por lo tanto, debe ser consumida en menor cantidad que las demás grasas. Tan solo en una cucharada se registran 102 calorías que también pudieran influir en el aumento de peso o estancamiento.

Aceite coco

El aceite de coco proviene del prensado la pulpa de coco que contiene ácidos grasos y sustancias antioxidantes. Este tiene como beneficio que produce una dosis de ácido láurico que estimula el sistema inmunológico. También entra en el grupo de grasas saturadas, así que su consumo debe ser moderado porque pueden elevar los niveles de colesterol.

Más Noticias