Los celulares de nuestros hijos ya no son un problema

La edad a la que un niño accede a este tipo de tecnología es cada vez menor. Es muy común ver a niños de 10 y 11 años con celulares propios.

Por:  Agencias

Si hay algo de lo que no cabe deuda es de la importancia que han tomado los teléfonos celulares. Nos acompañan a diario en nuestras tareas, ya que gracias a la gran cantidad de aplicaciones que pueden ser instaladas en ellos se pueden realizar muchas funciones. Gran parte de estas apps son las llamadas de "Redes Sociales". Y si hay una que es la estrella esa no es otra que WhatsApp. Esta herramienta de comunicación surgió en 2009, y cosechó un éxito arrollador. Tanto que fue comprada en 2014 por Facebook.

Sin embargo, esta app puede resultar algo problemática para algunos padres, que ven como sus hijos adolescentes pasan horas y horas chateando. Espiar WhatsApp es ahora una posibilidad, ya que nos permite tener localizado en todo momento el celular de nuestros hijos, sabiendo si se encuentran donde ellos han dicho y asi poder someterlos a cierto control. A las virtudes de una aplicación como WhatsApp hay que unir la de sus peligros: generar adicción, hablar fácilmente con desconocidos o usarlas para enviar archivos poco apropiados.


Por qué has de controlar a tu hijo adolescente

La edad a la que un niño accede a este tipo de tecnología es cada vez menor. Es muy común ver a niños de 10 u 11 años con celulares propios. O bien los tienen porque se los ha regalado un familiar o porque no dejan de presionar a los padres para que les den uno. Probablemente sus amigos ya tengan un celular y ellos no quieran parecer "bichos raros". Por presión, los padres terminan accediendo a comprarlo. Y regalar un celular a un adolescente o a un niño no ha de hacerse sin una tutorización previa. Por ejemplo, hacerles entender que no deben chatear o platicar con desconocidos. Que jamas deben quedar con alguien personalmente que hayan conocido en alguna sala de chat o a través de alguna aplicación, ya que pueden llevarse una desagradable sorpresa.

Todo lo que se hace en la vida virtual siempre deja una huella o rastro, y acosar a compañeros de la escuela o practicar sexting, envío de imágenes subidas de tono a través del celular sigue siendo muy común. Esta última actividad puede ser fácilmente rastreada y, en caso de denuncia, supone un problema muy importante para las familias. Siempre ha de hacerse una labor de aprendizaje conjunta, en la que el adulto sea capaz de descubrirle todas las maravillas de la tecnología, pero también le advierta de los peligros que conlleva su mal uso.

Otro de los asuntos importantes para unos padres con hijos adolescentes que se acerquen a la tecnología, es la de establecer unos tiempos de uso. Ellos no son capaces de establecer una frontera saludable, y de manera general pasan las horas muertas delante de la pantalla sin hacer mucho. Por esa razón, siempre es conveniente que el uso de la tecnología celular cumpla unas pautas de tiempo bien delimitadas. Igualmente, hemos de evitar que en un principio utilicen el teléfono a solas, en lugares como el cuarto de baño, y mucho menos durante actividades familiares como la comida,

Una vez que el hijo adolescente sea capaz de autogestionar bien sus tiempos y usos, podemos comenzar a dejarles cada vez más ratos a solas. Recuerda que deben darte la contraseña de acceso al celular, pero con apps como la de Espiar WhatsApp  podemos tener un control muy preciso de lo que están haciendo en cada momento. Hay que hacerles entender que no se trata de una medida de control, sino que vela por su seguridad. Los delitos relacionados con la tecnología no paran de crecer.

De vez en cuando es conveniente vigilar los contenidos que guardan en sus dispositivos, como ver las últimas conversaciones, revisar su agenda de contactos o las fotos que almacenan. En caso de ver algo que nos llame la atención , hemos de tomar una actitud de alerta y pedir las explicaciones que sean pertinentes. Los disgustos pueden aparecer en cualquier momento y siempre suponen un trance muy desagradable. Además, hemos de procurar solucionar el asunto de la brecha digital en el caso que la tecnología no sea nuestro fuerte. Con este término se hace mención a la diferencia de conocimientos entre unas personas y otras. Los jóvenes aprenden muy rápido y suelen conocer los trucos necesarios para ocultar información. 

Si deseas conservar la tranquilidad y tener el control sobre lo que hacen tus hijos en edad adolescente con sus dispositivos, haz uso de las herramientas que tienes a tu disposición y respira tranquilo. Es siempre la mejor forma de tener un control sobre sus actos, porque la responsabilidad penal de lo que haga un menor siempre recae sobre los padres responsables. No te la juegues y descubre todo lo que una app como esta puede hacer por vuestra tranquilidad familiar.

Más Noticias