Los 5 cuadros más caros del mundo

Son piezas de coleccionistas a las que no se pueden aspirar, pero sí que existen reproducciones de cuadros famosos de gran calidad.

Por:  Israel Guerra

El arte, ¿es un don o se aprende? La creatividad es innata, pero las técnicas se pueden adquirir, siendo la mezcla de ambos factores lo que proporciona la capacidad de crear auténticas obras maestras. En este artículo se recoge una selección de los cuadros más caros del mundo

Internet ha reducido las dimensiones del mundo. Sin poner un pie fuera de casa, se puede acceder a toda la información, datos o artículos y productos que hacía apenas unos años eran imposibles de alcanzar.

En este texto, se recogen los 5 óleos más caros del mundo. Son piezas de coleccionistas a las que no se pueden aspirar, pero sí que existen reproducciones de cuadros famosos de una calidad excepcional. Es lo más parecido a tener la obra original en casa. Y es que, aquellos artistas que tienen una buena técnica depurada, estudian las pinceladas de los grandes genios al detalle, siendo capaces de conseguir una recreación de la obra original con un nivel de exactitud que hacen muy difícil el distinguirlos.

¿Cuál es el mejor cuadro de la historia?

Es una pregunta frecuente, pero con difícil respuesta, pues como todo en esta vida, sobre todo lo relacionado con el arte, depende del punto de vista y los gustos del que mire. Pero lo que sí se puede hacer es una clasificación objetiva, atendiendo al valor que se les ha otorgado a los cuadros más caros del mundo.

1. Interchange, De Kooning (300 millones de dólares)

Es la obra más conocida de Willem De Kooning, representante del expresionismo, aunque fusionado con el cubismo y el surrealismo. En su obra se ve la influencia de varios artistas, como Matisse, Gorky, Chirico, Picasso y Miró. En Interchange, (1955), se ven rasgos violentos, las pinceladas se vuelven gruesas y en diferentes direcciones, sin orden estipulado. EL color dominante en la obra es el blanco y aparecen también en el lienzo el azul, verde, negro, amarillo y rojo.

Utiliza el movimiento dentro de la composición abstracta, haciendo que el espectador intente seguir el recorrido de la misma. El multimillonario Kenneth Griffin pagó 300 millones de dólares por ella, operación que cerró junto a la compra de un Pollock (Number 17A, de 1948),que veremos posteriormente en esta lista, y por el que pagó 200 millones de dólares.

2. ¿Cuándo te casas?, Paul Gauguin (300 millones de dólares)

'Nafea Faa Ipoipo' (1892) es el nombre original de esta obra de Gaugin, que también se vendió por 300 millones de dólares, empatando con Interchange. Es una de las obras más conocidas de la época tahitiana del pintor. En ella, se exhiben dos figuras femeninas sensuales presentadas con un bello paisaje de fondo. Las mujeres tahitianas fueron la principal inspiración del pintor en sus lienzos en la Polinesia.

3. Los jugadores de cartas, Paul Cézanne (250 millones de dólares)

Dos tipos jugando a las cartas con una botella de vino en el centro de la mesa dan como resultado uno de los cuadros más caros de la historia del arte, por el que se pagó 250 millones de dólares.

Cezanne está considerado por unanimidad el padre de la pintura moderna. Este cuadro es uno de los iconos de la historia del arte universal.

En Los jugadores de cartas (1893), se distorsiona la perspectiva, se emplea la simplificación geométrica, se utiliza la técnica del facetado, características que no emplearían los cubistas hasta 15 años más tarde.

4. Number 17A, Jackson Pollock (200 millones de dólares)

Jackson Pollock es uno de los artistas más importantes del siglo XX y su obra entra dentro del expresionismo abstracto. Está considerado uno de los pioneros del arte moderno. Entre sus influencias destaca Hart Benton, Janet Sobel, David Alfaro Siqueiros e incluso las pinturas en arena de los indios navajo, entre otras.

Number 17A (1948) es el óleo sobre lienzo que compró por 200 millones de dólares, Kenneth Griffin, junto con Interchange.

5. Les femmes d’Alger, Pablo Picasso (179,3 millones de dólares)

Les femmes d’Alger (1955) es un homenaje a la última mujer de Picasso y se vendió por 179,3 millones de dólares, convirtiéndose en uno de los cuadros más caros del mundo. Se trata de la culminación de una colección de 15 cuadros con los que repasó, en clave cubista, el cuadro del mismo título del artista francés Eugène Delacroix, con el que llegó a obsesionarse.

Las reproducciones

Estas son algunas de las obras que han recibido un mayor reconocimiento en cuanto al precio que se han pagado por ella. Indiscutiblemente, son piezas únicas que están fuera del alcance de la mayoría de los mortales, pero lo que sí está al alcance son las reproducciones de cuadros en lienzo de calidad que pueden encontrarse tras este enlace.

El profesional que se localiza en retratosdeencargo.com es capaz de duplicar cualquier pintura de cualquier pintor al óleo. Primero realiza un estudio pormenorizado del autor y consigue una gran similitud entre las obras duplicadas y las originales.

Los interesados en obtener una réplica de una obra, solo deben enviar una fotografía, si es posible, o mandar los datos de la obra de arte y el autor del lienzo que se desea tener en casa.

Más Noticias