Las altas temperaturas será el mayor desafío para Solar Orbiter

Es un proyecto conjunto de la Nasa y la Agencia Espacial Europea. Su objetivo dar respuesta a grandes interrogantes de la ciencia espacial.

Por:  EFE

Faltan unas horas para que la sonda Solar Orbiter despegue en dirección al Sol y el jefe de la Oficina de Coordinación de la Agencia Espacial Europea (ESA), Fabio Favata, asegura que están todos emocionados, con los dedos cruzados y deseando empezar a disfrutar de los resultados.

Solar Orbiter, una misión de la ESA con colaboración de la Nasa, despegará hoy de la base estadounidense de Cabo Cañaveral a las 23.03 hora de Florida (04.03 GMT del lunes 10) para estudiar el Sol, observar por primera vez sus regiones polares, intentar predecir su comportamiento y cómo influye en la Tierra.

Para ello pasará a solo 42 millones de kilómetros del astro -más cerca que Mercurio- donde soportará temperaturas de 500 grados, de las que se protegerá con un escudo especial de titanio, carbono, aluminio y un revestimiento de nueva creación a base de fosfato de calcio, en el que se abren ventanas para que puedan asomarse sus telescopios.

PREGUNTA: ¿Qué se siente a pocas horas del lanzamiento de Solar Orbiter, una misión que ha tardado dos décadas en prepararse?

RESPUESTA: Es un momento de tensión, de esperar que todo vaya bien, cruzando los dedos. Hemos hecho todo el trabajo de preparación, una de las razones por las cuales las sondas de este tipo necesitan tanto tiempo en su preparación es porque se hacen un montón de ensayos para comprobar que todo está bien.

Estamos todos emocionados porque es la culminación del trabajo de millares de investigadores, ingenieros, administradores y todos estamos esperando que salga para empezar a disfrutar de los resultados.

P: ¿Cuál es reto más importante al que se enfrentará Solar Orbiter?

R: Las altas temperaturas son ciertamente el desafío más importante para esta sonda. Ya hemos hecho muchas otras que están en el espacio, incluso también para estudiar el Sol, pero esta es la primera que se acercará tanto a la estrella mientras la observa (Solar Orbiter va equipada tanto de sensores como de telescopios).

La temperatura va a ser de centenares de grados, como un horno para pizzas, y toda su electrónica tendrá que trabajar con la misma precisión como si estuviera a una temperatura normal.

Además, le llegará un radiación que es diez veces más fuerte que la que llega a la Tierra. Si vas a observar con tu cámara el Sol desde la Tierra ya hay que tener mucho cuidado, así que imagínate allí. Va a ser un desafío muy serio.

P: ¿Para qué sirve llegar tan cerca del Sol?

Hay dos cosas importantes. Una es que no solo vamos a estar cerca, sino que vamos a subir de latitud, eso nos permitirá ver, por primera vez, los polos del Sol, de donde, por ejemplo, sale la mayoría del flujo magnético, que es tan importante para la creación de la heliosfera (la burbuja magnetizada que envuelve al Sistema Solar).

Lo segundo es que cuando estemos cerca del Sol la sonda viajará un poco como los satélites de telecomunicaciones de la Tierra, que se mueven a la misma velocidad de rotación, y nos permitirá observar lo que pasa en la superficie del Sol siguiendo el movimiento de la estrella. Eso nunca se ha hecho.

P: ¿Qué esperan aprender?

R: El Sol es muy importante por muchas razones. Por razones prácticas, pues determina la vida en la Tierra. Sabemos que el Sol tiene un ciclo de campo magnético de once años y que afecta mucho a lo que pasa en la Tierra: las tormentas solares pueden poner en peligro algunas infraestructura (por ejemplo los satélites), por eso comprender cómo funciona es fundamental.

Además, para comprender cómo funcionan las estrellas en el Universo no hay mejor manera que estudiar la que tenemos más cerca, porque estudiar otras no va a ser posible, al menos durante toda mi vida profesional.

P: ¿En algún momento piensa que algo pueda salir mal?

El espacio siempre es un riesgo. Siempre tienes una voz en la cabeza que te dice: "chico, cuidado, nunca tengas demasiada confianza", porque aunque hagas todo bien, el más mínimo error puede ser fatal.

Te puedo asegurar que cada día en nuestro trabajo nos acordamos de esto porque una vez que (la sonda) ha salido hay cosas que ya no puedes arreglar. Por eso hacemos un montón de ensayos, controles, controles cruzados, precisamente porque eso es siempre lo que tenemos en la cabeza.

Más Noticias