La compra de datos privados por parte de grandes naciones

 Muchas aplicaciones suelen recopilar una cantidad importante de datos privados sobre cada uno de sus usuarios para así revenderlos luego a los anunciantes o incluso hasta a otras naciones.

Por:  Nota de Prensa

No cabe duda alguna que, la gran mayoría de las aplicaciones venden los datos de sus usuarios a terceros, pues, aunque no lo crean aplicaciones grandes y populares a nivel mundial como Facebook, Amazon, entre muchas otras aplicaciones suelen recopilar una cantidad importante de datos privados sobre cada uno de sus usuarios para así revenderlos luego a los anunciantes o incluso hasta a otras naciones.

Lamentablemente este problema de privacidad sucede en todo el mundo, una muestra de ello está en la aplicación Muslim Pro, es decir, en Islam la mayoría de los musulmanes suelen consultar los tiempos de oración disponibles en línea o por medio de la app Muslim Pro, la cual ya ha sido descargada por más de 95 millones personas en todo el mundo, dicha aplicación al igual que muchas otras se encarga de recopilar la información privada de sus usuarios para así luego venderlas a terceros, en este caso suelen recopilar información como la geolocalización, sus actividades, entre mucho más.

Lo cual plantea cuestiones importantes, no solo para la privacidad de estos usuarios, sino también para su seguridad, ya que no solo venden estos datos privados a los anunciantes sino también al ejército de grandes naciones, pues según Motherboard reveló hace poco en una investigación sobre la adquisición de datos privados por parte del pentágono que entre los compradores de estos datos se encuentra nada más y nada menos que el ejército de Estados Unidos, pero cabe señalar que las naciones o el ejército de esta nación como de otras no compra esta información directamente de la aplicación Muslim Pro, ya que esta información pasa primero por X-Mode, que es un corredor privado, el cual vende estos datos a proveedores del Ministerio de Defensa que a su vez se encargar entonces de ofrecerle esta información al Pentágono.

Por lo general estos contratos donde se comparten dichos datos se relacionan con tres temas principales que son, antiterrorismo, ciberseguridad y las predicciones de futuro clusters de covid-19, aunque pareciera que estos datos no ponen en riesgo como tal la privacidad o seguridad de los usuarios, no es así del todo, ya que en teoría, los datos adquiridos de esta forma aunque son anónimos, se ha demostrado que es muy posible el poder rastrear la identidad del propietario de un dispositivo en especial, pues tengan en cuenta que aunque no se indiquen los nombres en estos datos, los datos son graduales así que cada perfil puede llegar a estudiarse fácilmente de forma individual, por lo que estos pueden ir acompañados del nombre del punto de acceso de WiFi o del modelo de dispositivo que esté utilizando cada usuario, así que no cabe la menor duda que las grandes naciones tienen la tecnología para explotar estos datos para poner un nombre en un perfil, lo cual no beneficia para nada a las personas.

Aunque en el estudio realizado por Motherboard no se pudo confirmar si alguna operación militar se basó directamente en los datos ofrecidos por la app Muslim Pro, si señalo que esta aplicación recopila la información privada de sus usuarios y se encarga de venderla a terceros los cuales a su vez se encargan de hacerle llegar dicha información (datos privados de usuarios) a otras naciones.

Más Noticias