Fotos / La cara oculta de Andy Warhol, en la Tate Modern de Londres

La muestra ofrece la oportunidad de reflexionar sobre el pasado del icono del pop art.

Por:  EFE

La cara oculta del icono del pop art Andy Warhol llega a la Tate Modern de Londres, en una gran exposición que incluye la mayor muestra en el Reino Unido de su serie Señoras y Caballeros, en la que retrata a mujeres trans y drag queens.



"Andy Warhol", que permanecerá abierta al público a partir del 12 de marzo y hasta el 6 de septiembre, ofrece la oportunidad de "reflexionar sobre el pasado del artista y cómo este puede haber influido en la razón por la que comenzó a hacer arte en un momento y época determinados", indicó este martes a Efe el comisario adjunto de la muestra, Fiontán Moran.



Una de las temáticas que vehicula esta exhibición es la identidad de género, que se manifiesta de forma explícita en "Señoras y Caballeros", un conjunto de retratos de mujeres negras y latinas trans y drag queens, pertenecientes a una colección que, pese a ser una de las más extensas del artista, de acuerdo con Moran, "también es una de las más desconocidas".



"Queríamos enfatizar no solo la técnica de Warhol -su creatividad a la hora de utilizar el color, entre otros aspectos- sino también reflexionar acerca de la representación de las modelos, porque pertenecen a una comunidad que sufrió muchas adversidades", explicó el comisario adjunto, quien consideró que esta serie puede tener una "nueva relevancia" en la actualidad.



Entre las modelos de estos cuadros, que no se habían identificado hasta 2018, pero que reciben nombre en esta muestra, se encuentra Marsha P. Johnson, una activista del movimiento Lgtb que estuvo presente en las revueltas de Stonewall, las cuales significaron un antes y un después en la lucha por los derechos del colectivo.



Como homosexual, Warhol incluye también en sus obras una reflexión sobre la sexualidad y la opresión, a las que apela directamente en algunos de sus dibujos de chicos jóvenes y en el largometraje "El sueño (Sleep)", que se exhibe en la muestra y en el que aparece el poeta John Giorno, uno de los amantes del artista, durmiendo desnudo durante más de cinco horas.

"Su obsesión por la belleza hace que a veces la idealice, pero que en otras ocasiones ponga a prueba sus límites. En sus pinturas y películas explora las reglas de la representación, profundiza en el modo en el que representamos a la gente y al mundo en general", subrayó Moran.

El color plateado es parte de la identidad de Warhol y de cómo se mostraba ante los demás mediante sus pelucas de este tono y los muros de "La Fábrica" -el estudio del artista-, que estaban cubiertos de papel de aluminio y pintura argentada.

Se manifiesta además en las paredes de la Tate y en una de sus salas, que contiene la instalación "Nubes de Plata", compuesta de globos de helio metalizados con los que el público puede interactuar.

La exposición también incorpora varias de sus obras más conocidas, como "Los Labios de Marilyn" y "Sesenta Últimas Cenas" -ambas por primera vez en el Reino Unido-, "Latas de Sopa Campbell" o "Díptico de Marilyn", que giran alrededor de la idea de la repetición y el consumismo.

La muestra establece una dicotomía entre el período previo al atentado que sufre el artista -quien fue disparado por la escritora Valerie Solanas- y la etapa posterior, en la que se transformó en alguien mucho más precavido y temeroso.

A través de sus cuadros, aseguró el comisario adjunto de la exposición, Warhol "capturó perfectamente el modo de vida y la cultura estadounidense en un momento de grandes cambios en el país", marcado por "sus experiencias y su entorno familiar". 

Más Noticias