Estuvieron casados 53 años y murieron de covid-19, tomados de la mano

La historia de Betty y Curtis Tarpley, de EE UU, la narró un hijo a CNN y ha dado la vuelta al mundo. 

Por:  Agencias

Betty y Curtis Tarpley estuvieron juntos la mayor parte de sus vidas: fueron a la misma escuela secundaria en Illinois, se conocieron y se enamoraron en California siendo adultos, luego se casaron y criaron dos hijos.

El 18 de junio pasado, después de 53 años de matrimonio, los dos murieron de coronavirus con apenas una hora de diferencia en un hospital de Texas, y pasaron juntos sus últimos momentos tomados de la mano,  relató su hijo a CNN.

Tim Tarpley explicó que su madre, de 80 años, había estado enferma durante algunos días cuando la llevó al Hospital Metodista Harris Health Texas Fort Worth y descubrió que ella tenía covid-19.

Fue admitida el 9 de junio y su padre, de 79 años, fue ingresado el 11.

Preparando el adiós

Tarpley, de 52 años, explicó que su padre estaba en la unidad de cuidados intensivos y parecía estar bien. Las enfermeras incluso pudieron llevar a Curtis a la unidad de Betty, para que pudieran pasar un tiempo juntos.

La condición de Betty empeoró, y Tarpley indicó que ella lo llamó a él y a su hermana, Tricia, y les dijo que “estaba lista para irse”.

A Tarpley le tomó tiempo asimilar su decisión.

“Solo grité ‘¡No!’. Y pensé: ‘Tengo muchas otras cosas que hacer en esta vida que quiero mostrarles y no estoy listo’”, dijo.

El personal del hospital permitió que Tarpley y su hermana visitaran a su madre dos veces, añadió.

Durante la primera visita ella estaba muy medicada y realmente no sabía que estaban allí.

Luego, estuvo alerta y contando chistes cuando regresaron al día siguiente, pero Tarpley señaló que era claro que estaba incómoda y que los médicos dijeron que no tenía mucho tiempo.

Tarpley relató que llamó a su padre para informarle sobre la condición de su madre y le dijo cuánto lo amaba ella.

Poco después de recibir la actualización de sus hijos, los niveles de oxígeno de Curtis se desplomaron.

“Realmente siento que a él le gustaba luchar porque se suponía que debía hacerlo, y una vez que se enteró que ella no iba a lograrlo, entonces estaba de acuerdo con llevarlo a la casa”, dijo Tarpley. “Creo que luchó porque pensó que el equipo lo necesitaba, pero también estaba cansado y sufriendo”, añadió.

Sucedió tan rápido que Tarpley y su hermana no pudieron volver a ver a su padre.

“Lo correcto era reunirlos”

Tarpley indicó que una enfermera con la que nunca había hablado organizó las cosas para que su mamá y su papá estuvieran juntos. Ambos habían decidido recibir atención de confort, lo que implicaba darles grandes dosis de medicamentos para aliviar su dolor.

“Sentí que lo correcto era reunirlos”, dijo Blake Throne, una de las enfermeras de la unidad de cuidados intensivos donde estaba Curtis. “Comencé a preguntar si era posible y luego comencé a moverme para intentar hacerlo”, agregó.

Throne dijo que esto requirió un esfuerzo de equipo, pero lograron trasladar a Betty a la unidad de cuidados intensivos, para que ella y su esposo pudieran estar al lado.

Cuando otra enfermera le dijo a Curtis que Betty estaba allí, él trató de mirarla. Pero Throne dijo que estaba muy débil.

“Sus ojos se abrieron y sus cejas se alzaron”, recordó Throne. “Sabía lo que decíamos. Sabía que ella estaba allí”.

Throne dijo que luego puso la mano de Betty sobre el brazo de Curtis.

Comunicarse sin palabras

“Sinceramente, creo que estaban tan incapacitados que todo lo que podían hacer era hablar con sus almas o algo así, un lenguaje especial no hablado”, aseguró Tarpley. “Obviamente se conocían lo suficientemente bien como para poder comunicarse sin palabras”.

Betty murió después de unos 20 minutos y Curtis murió unos 45 minutos más tarde, indicó Throne.

Tarpley dijo que estaba agradecido por la empatía y amabilidad del personal del hospital.

“Eso es lo que los hace los mejores”, aseguró.

Tarpley explicó que no sabe cómo se contagiaron sus padres de covid-19, pero dijo que debió ponerse en cuarentena porque él también contrajo el virus. Aseguró que su madre y su padre estuvieron aislados en gran parte desde marzo, pero que él los visitaba cada dos días para ver cómo estaban.

Ese tiempo juntos fortaleció aún más su relación, lo que, según Tarpley, le dio “otro nivel de paz”.

Dijo que la familia y los amigos esperan poder celebrar la vida de Betty y Curtis el próximo año.

Más Noticias