El enternecedor gatito parapléjico que salta y juega

A pesar de las severas lesiones en la columna el felino logró hacer su vida normal.

Por:  Agencias

Mac’n’Cheez es un pequeño gatito parapléjico que fue abandonado junto a su madre y sus hermanitos, pero tuvo la suerte de ser rescatado y ahora lleva una vida normal gracias al cuidado y atenciones brindadas por su familia adoptiva.

Mac, como es conocido, fue trasladado en el 2016 a un centro veterinario de Massapequa, en Nueva York, Estados Unidos, en una caja de macarrones con queso, por lo que lo bautizaron Mac’n’Cheez (en inglés).

Los veterinarios le diagnosticaron severas lesiones nerviosas en la parte baja de la espalda, así como con una bolsa de líquido en la zona de la médula espinal, lo cual le impedía mover la parte trasera del cuerpo, por lo que le dieron a Mac una pequeña silla de ruedas hecha a su medida con juguetes para niños, y compartieron fotos que robaron el corazón de miles de internautas,  volviéndose viral en redes sociales

El pequeño fue adoptado por una de las veterinarias del lugar para iniciar su rehabilitación y así sobreponerse a la discapacidad que le afecta.

Como parte del tratamiento médico, Mac fue sometido a una hemilaminectomía, un delicado procedimiento quirúrgico que busca aliviar la presión ejercida sobre la médula espinal por huesos y cartílagos de la columna vertebral, según reseñó el portal web, RT.

Tras la cirugía, comenzó un largo proceso de recuperación. Sin embargo, para sorpresa de los veterinarios en dos semanas ya era capaz de poner las patas traseras en posición correcta, un avance que auguraba prometedores resultados. Durante su proceso de rehabilitación, se le pusieron unos arneses que les permitían a los dueños ayudar al gato a ponerse de pie y mantener el equilibrio. Del mismo modo, el felino realizó ejercicios acuáticos para fortalecer los músculos.

Una vez fortalecido su tren posterior, la fisioterapia incluyó ejercicios más complicados. Gracias a que su dueña lo animaba con premios, fue capaz de comenzar a subir y bajar escaleras o a caminar algunos pasos sin ningún tipo de soporte.

A pesar de sus lesiones, hoy a sus cuatro años Mac es capaz de ponerse en pie, aunque tiene poco control sobre sus patas traseras, de manera que generalmente se sigue arrastrando sobre su cadera izquierda. Sin embargo, esto no lo ha limitado y se le puede observar brincando y trepando a los muebles, y también jugando con pelotas y otros gatos, apuntó el portal.

No cabe duda de que Mac es un gato muy afortunado, pues fue adoptado por una familia que le ha dado todo lo necesario para llevar una vida plena, fisioterapia, visitas al veterinario y, sobre todo, mucho amor.  

Más Noticias