Dueño de famoso restaurante en Nueva York indemnizará a empleadas que denunciaron acoso

Curiosidad: Su dueño Ken Friedman pedía a las empleadas fotos desnudas y las toqueteaba. Las despedía y se aseguraba de que no fueran contratadas en otros restaurantes. 

Por:  AFP

El dueño del célebre restaurante neoyorquino Spotted Pig, Ken Friedman, dejará el "gastropub" del West Village y pagará 240.000 dólares de su propio bolsillo más un 20% de sus ganancias en la próxima década a las 11 exempleadas que le denunciaron por acoso sexual, informó la fiscalía de Nueva York. 

La fiscal Letitia James anunció el martes el acuerdo tras investigar las acusaciones contra Friedman desde que el diario The New York Times informó en diciembre de 2017 que el Spotted Pig mantenía un ambiente laboral altamente sexualizado, y su dueño pedía a las empleadas fotos desnudas y las toqueteaba.

Cuando las empleadas denunciaban los abusos, Friedman las despedía y se aseguraba de que no fueran contratadas en otros restaurantes, según la fiscalía.

"Cada individuo merece ir a trabajar libre de miedo, abuso, intimidación y represalias", dijo la fiscal a la prensa. "Agradezco a las mujeres del Spotted Pig por su coraje, sus voces y su compromiso inquebrantable para asegurar un ambiente laboral seguro y libre de acoso", añadió frente a las mujeres. Una de ellas alzó el puño en señal de victoria.

Friedman, que también es propietario de varios otros restaurantes, fundó el Spotted Pig con la afamada chef April Bloomfield en 2004, y éste atrajo rápidamente a muchas celebridades.

Juntos abrieron también otros restaurantes en California y Nueva York, pero tras la publicación de las acusaciones, Bloomfield se separó de su socio.

Algunos de los inversionistas en el restaurante son el músico Jay-Z, marido de Beyoncé, y hasta hace poco tiempo el chef Mario Batali, también acusado de agresiones sexuales en este restaurante y en otros de su propiedad, según la revista especializada Eater.

En un comunicado publicado por Eater, Friedman confirmó que dejará el restaurante y aseguró que ha cambiado.

"Pido disculpas por el daño que he causado, y por ser parte de un clima en el cual las mujeres temían hablar. Pasaré el resto de mi vida lamentando mis acciones", escribió.

"Aunque soy consciente de que nada cambiará el daño que he hecho, y aunque estoy en desacuerdo con varias de las acusaciones, espero que este acuerdo traiga confort a aquellas exempleadas afectadas por mi conducta", añadió.

Mario Batali fue inculpado de agresiones sexuales en Boston por incidentes ocurridos en un restaurante en 2017. Se declaró no culpable y aguarda su juicio.

La fiscal James dijo que su despacho ha abierto una investigación separada sobre Batali, tras hallar elementos que lo incriminan cuando investigaban a Friedman.

Hace un año la policía de Nueva York cerró tres investigaciones contra Batali por abusos sexuales porque no encontró pruebas suficientes para arrestarlo.

Más Noticias