Descubren la prueba más antigua de cremación en Medio Oriente

Según el estudio, la cremación habría tenido lugar una primavera entre 7.031 y 6.700 años antes de la era cristiana.

Por:  AFP

El hallazgo en Israel de una tumba-hoguera de 9.000 años, la prueba de cremación más antigua del Medio Oriente, da testimonio de una relación con la muerte totalmente nueva en la región, según un estudio publicado en la revista Plos One.

“Es una sorpresa porque la cremación no fue atestiguada hasta el sexto milenio (antes de la era cristiana) y en una región remota (norte del Levante: Irak, Turquía)”, explicó a la AFP Fanny Bocquentin, arqueóloga y antropóloga del Centro Nacional de Investigación Científica (Cnrs).

Ahora bien “el surgimiento de la cremación revela una relación con los muertos totalmente nueva en la región, donde prevalecían el culto a los antepasados y las prácticas funerarias de larga duración”, añadió.

Hasta entonces, se enterraba al muerto y se esperaba que se descompusiera para volver a abrir la tumba, reorganizar los huesos, tomar el cráneo, a veces remodelar un rostro sobre este cráneo seco, volver a inhumar posteriormente este cráneo en otra tumba con otras personas, y otras prácticas.

Dos casos, más antiguos y aislados, de tratamiento de restos del difunto con fuego -los huesos son quemados tras la descomposición del cadáver como una segunda etapa de los funerales- también fueron encontrados en Medio Oriente.

En cambio, en Europa occidental la cremación era practicada por cazadores-recolectores desde el noveno milenio, en particular en Francia, Bélgica e Irlanda.

Descubierta en el sitio de Beisamoun (Alto Valle del Jordán en Israel), la tumba contiene 355 fragmentos de hueso humano y es de un joven adulto (hombre o mujer), herido en el hombre unos meses antes de su muerte. La punta de una flecha está aún en el hueso.

Según el estudio, la cremación habría tenido lugar una primavera entre 7.031 y 6.700 años antes de la era cristiana. Restos silíceos de plantas revelan la presencia de hierbas en flor.

Otra sorpresa para los investigadores, el difunto no fue movido después de la cremación. “Los restos fueron colocados en la hoguera y no se removieron durante la cremación o después”, explica el CNRS en un comunicado.

El difunto parece “abandonado en la hoguera”, según Bocquentin.

Se han descubierto otros depósitos de restos cremados en el lugar, lo que sugiere un recurso frecuente de este tratamiento de los difuntos.

Más Noticias