Advierten que el campo magnético de la Tierra se debilita y afecta a los satélites

Según la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), el campo ha perdido alrededor del 9% de su fuerza en los dos siglos anteriores. Se ha descubierto que una sección se ha debilitado considerablemente desde 1970.

Por:  Agencias

Los científicos han descubierto que parte del campo magnético de la Tierra parece estar debilitándose. Utilizando datos satelitales, los investigadores creen que una "anomalía" en el Atlántico Sur puede haberse dividido en dos, con la sección oriental "desarrollándose vigorosamente".

El campo magnético de la Tierra es generado por movimientos dentro del núcleo de hierro fundido del planeta. Se extiende hacia el espacio y proporciona una barrera a nuestro alrededor que protege la Tierra contra la radiación nociva del sol. Cuando el campo magnético es más fuerte, bloquea más radiación. Cuando es más débil, más radiación alcanza la superficie del planeta.

El campo magnético se mueve constantemente. Se fortalece y debilita como parte de las fluctuaciones normales. Según la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), el campo ha perdido alrededor del 9% de su fuerza en los dos siglos anteriores. Se ha descubierto que una sección se ha debilitado considerablemente desde 1970.

Este parche, llamado Anomalía del Atlántico Sur, se encuentra entre África y América del Sur. En los últimos 50 años, ha crecido y se ha movido más al oeste a un ritmo de aproximadamente 12 millas por hora. Sin embargo, en los últimos cinco años, parte de la anomalía parece haberse dividido en una célula que la ESA llama un "segundo centro de intensidad mínima" ubicado al suroeste de África.

Jürgen Matzka, quien está a cargo de las observaciones geomagnéticas en el Centro de Investigación de Geociencias de Alemania GFZ, es uno de los científicos que rastrea la Anomalía del Atlántico Sur. Él y otros científicos usan observaciones terrestres junto con datos de la constelación de satélites Swarm de la ESA para comprender mejor los cambios en el campo magnético.

"Es importante monitorear porque en primer lugar usamos el campo magnético para la navegación, tener mapas precisos del campo geomagnético permite una navegación precisa; en segundo lugar, nuestros datos nos dicen mucho sobre los procesos en la atmósfera superior y en el espacio que pueden ser relevantes para operar satélites y la red de energía eléctrica ", señaló Matzka a Newsweek en un correo electrónico.

"En tercer lugar, es importante investigar la estructura del núcleo de la Tierra y los procesos físicos relevantes para generar el campo geomagnético, esto es importante para comprender la Tierra y otros planetas".

Matzka indicó que la Anomalía del Atlántico Sur es causada por partes del núcleo de la Tierra que se encuentran debajo de Sudáfrica, el Atlántico Sur y América del Sur, donde el campo geomagnético está yendo en la dirección incorrecta.

"Llamamos a estas áreas parches de flujo invertido", sostuvo. "Los 'parches de flujo normales' producen el campo que medimos en la superficie, mientras que los parches de flujo invertidos lo disminuyen, causando la baja intensidad de campo en la anomalía. Por lo tanto, debe haber más parches de flujo invertidos en el núcleo de la Tierra que causan la división en diferentes celdas en la superficie".

En un comunicado, Matzka apuntó que el mínimo oriental se ha "desarrollado vigorosamente" en los últimos años. "El desafío ahora es comprender los procesos en el núcleo de la Tierra que impulsan estos cambios", dijo.

Develó que el parche recientemente desarrollado no es nada de qué preocuparse a nivel del suelo ya que la atmósfera nos protege de la radiación solar. Sin embargo, los satélites pueden necesitar más protección en el futuro, ya que el aumento de la radiación como resultado de un campo magnético más débil puede conducir a fallos de funcionamiento más técnicos.

Nathan Case, investigador asociado en el Departamento de Física de la Universidad de Lancaster, Reino Unido, estudia la interacción entre el campo magnético de la Tierra y el viento solar: la corriente de partículas cargadas que provienen del sol. Case, que no participó en las observaciones de la ESA, explicó que el campo magnético de la Tierra se está debilitando en aproximadamente un cinco por ciento por siglo.

"Estos nuevos datos de la misión ESA Swarm están permitiendo a los científicos comprender mejor los procesos dinámicos que ocurren dentro de la Tierra que crean nuestro escudo magnético", sostuvo a Newsweek.

"El nuevo resultado de un segundo pico mínimo, un área de campo especialmente débil en la anomalía, es algo que pondrá a prueba nuestra comprensión actual de lo que genera la anomalía".

Manifestó que incluso si el campo magnético en esta región es débil, sigue siendo lo suficientemente fuerte como para evitar que la radiación dañina golpee la superficie de la Tierra. Los satélites que orbitan cientos de millas arriba pueden ser bombardeados con radiación.

"Incluso la Estación Espacial Internacional tiene que tener protección adicional contra la radiación para proteger a los astronautas a bordo cuando pasa por esta región", dijo Case. "A medida que la anomalía se expande y el campo se debilita aún más, aumenta el riesgo para las naves espaciales y las misiones espaciales tripuladas".

Más Noticias