Renegociación de la deuda argentina seguirá bajo acuerdo de confidencialidad

El gobierno del presidente Alberto Fernández insiste en que desea pagar la deuda, pero que ésta no es sostenible en los términos actuales.

Por:  AFP

La renegociación de 66.000 millones de dólares de deuda argentina continuará bajo un acuerdo de confidencialidad, luego de que el país quedó en default y se extendió hasta el 2 de junio el plazo para adherir a un canje de bonos, indicó un grupo de acreedores.

“Argentina invitó a ciertos representantes del Grupo de Titulares de Bonos de Canje a firmar un acuerdo de confidencialidad para entablar negociaciones con el Ministerio de Economía sobre la reestructuración de la deuda”, dijo en un comunicado este sábado 23 de mayo uno de los tres grupos de acreedores que participan de las negociaciones.

“Se entiende que a los representantes de ciertos otros grupos de acreedores también se les ha pedido que firmen acuerdos de confidencialidad con el mismo propósito”, añadió este grupo, que reúne a quienes adquirieron bonos de deuda argentina en los canjes de 2005 y 2010 por unos 4.000 millones de dólares.

Argentina hizo una oferta para renegociar su deuda bajo legislación extranjera, con tres años de gracia y rebajas de 62% sobre los intereses y de 5,4% sobre el capital. Pero fue rechazada por los acreedores que han presentado otras propuestas.

Horas antes de que venciera el plazo para adherir a su propuesta de canje, Argentina extendió el plazo de las conversaciones hasta el próximo 2 de junio.

Sin embargo, el viernes cayó el default, al no pagar 500 millones de dólares en intereses de tres de los bonos sujetos al canje.

“El Grupo de Titulares de Bonos de Canje sigue comprometido con la propuesta de reestructuración integral que presentó a Argentina el 15 de mayo”, refirió el comunicado de los acreedores de los bonos 2005 y 2010.

“Esta propuesta proporciona un alivio significativo de la deuda a Argentina y, sin lugar a dudas, proporciona una estructura de deuda sostenible. Representa además un compromiso de buena fe al tiempo que protege los derechos clave de los Titulares de Bonos de Canje bajo el Acuerdo de 2005”, añadió el comunicado.

Este grupo de acreedores es el que participó en el anterior canje de deuda, con el cual Argentina arregló su deuda después del default declarado en 2001, por más de 100.000 millones de dólares, el mayor de la historia.

El grupo evocó que entonces aceptó “voluntariamente grandes reducciones en el valor presente neto para ayudar a la recuperación de Argentina del incumplimiento de 2001”.

El gobierno del presidente Alberto Fernández insiste en que desea pagar la deuda, pero que ésta no es sostenible en los términos actuales.

Argentina lleva dos años en recesión, en un contexto de alta inflación (53% en 2019) y aumento de la pobreza (33% en 2019). La deuda pública totaliza 324.000 millones de dólares, equivalentes a casi el 90% del Producto Interno Bruto.

La crisis se ve agravada por la pandemia del nuevo coronavirus que ha frenado la actividad económica y ha requerido de importantes subsidios para atenuar su efecto en las empresas y la población más vulnerable.

Más Noticias