Prohíben entrada y salida de buses de Pekín para contener epidemia de coronavirus

El presidente Xi Jinping admitió que la crisis "se está acelerando" y coloca a China en una "situación grave".

Por:  AFP

Las autoridades de Pekín prohibirán la entrada y salida de autobuses hacia y desde la capital, anunció este sábado 25-E la prensa oficial, mientras las autoridades chinas tratan de contener la propagación del coronavirus de la familia del Sars que ha matado al menos a 41 personas en el país.

Según el Diario del Pueblo, "todos los transportes de pasajeros por carretera" que cruzan Pekín serán suspendidos a partir del domingo 26-E, alegando "requisitos de la prevención y control de la epidemia".

Pekín se suma así a las medidas de aislamiento, control y prevención que han tomado otras ciudades del gigante asiático para tratar de contener la propagación del virus, que ya afecta a varios países de Asia, y también a Estados Unidos, Francia y Australia.

En China, la epidemia ha confinado a más de 56 millones de personas. Oficialmente, hay 41 personas que han muerto y otras 1.300 están contagiadas.

La mayor parte de las víctimas se registraron en la provincia de Hubei (centro), cuya capital es Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes donde se detectó por primera vez el virus. Toda la provincia de Hubei está ahora cortada del mundo.

Presidente chino: el país se enfrenta a una "situación grave"

La epidemia de neumonía viral que se cobró 41 vidas "se está acelerando" y coloca a China en una "situación grave", reconoció el sábado 25-E  el presidente Xi Jinping, que instó a fortalecer la autoridad del régimen comunista.

China puede "ganar la batalla" contra el nuevo coronavirus, aseguró al jefe de estado chino, en una reunión del comité permanente del Buró político del Partido Comunista, la instancia de siete miembros que dirige el país, según la agencia de noticias oficial Xinhua.

"Ante la grave situación de una epidemia que se acelera, es necesario reforzar la dirección centralizada y unificada del Comité Central del Partido", afirmó. 

El lunes pasado, en sus primeras declaraciones, instó a "detener" decididamente la epidemia. A ello siguió el jueves la cuarentena de facto de la ciudad de Wuhan, en el epicentro de la epidemia, y de su región.

Desde entonces, no menos de 56 millones de chinos han sido aislados en zonas de las que no pueden salir hasta nuevo aviso.

Más Noticias