Mujer se amputó una mano para cobrar seguros y ¡paró en la cárcel!

Utilizó una sierra. Su compañero, de 30 años, fue sentenciado a tres años de prisión en el tribunal de distrito de Liubliana (Eslovenia) por incitarla a hacerlo.

Por:  AFP

Una eslovena de 22 años fue condenada este viernes 11 de septiembre a dos años de cárcel por cortarse una mano con una sierra circular con la esperanza de cobrar un seguro de casi 400.000 euros, unos 474.000 dólares, informó la agencia de noticias STA. 

Su compañero, de 30 años, fue sentenciado a tres años de prisión en el tribunal de distrito de Liubliana por incitarla a hacerlo.

Julija Adlesic, que terminó con una mano completamente seccionada hasta la muñeca, fue acusada de haber escenificado, con tres cómplices, un accidente para recibir una indemnización de 380.000 euros y de 3.000 euros al mes hasta el final de su vida, según la policía.

Poco antes, el grupo había contratado seguros de cinco compañías diferentes.

Julija Adlesic fue llevada luego por sus cómplices al hospital sin su mano cortada, ya que el grupo tenía la intención de cobrar indemnizaciones más elevadas por una invalidez permanente, precisó la policía.

El salario medio en Eslovenia es de aproximadamente unos mil euros (1.185 dólares).

Medios europeos agregan  que el padre del novio recibió una sentencia suspendida de un año.

Ellos dos llevaron a la mujer al hospital diciendo que se había lastimado mientras cortaba ramas. Las autoridades dijeron que dejaron la mano cercenada en lugar de llevarla al hospital para asegurarse de que la discapacidad fuera permanente. Pero la policía la recuperó y se la volvieron a colocar.

Los fiscales dijeron que días antes del incidente, la pareja de Adlesic buscó información en internet sobre cómo funcionan las manos artificiales. Afirmaron que esta era otra prueba de que se hizo deliberadamente.

Durante el juicio, la mujer se declaró inocente y dijo que nunca se habría cortado la mano a propósito.

Nadie quiere quedar lisiado, dijo a la corte. "Mi juventud ha sido destruida. Perdí mi mano a la edad de 20 años. Solo yo sé cómo sucedió".

El juicio ha atraído mucho la atención del público y de los medios en el pequeño estado alpino.

Creemos que las sentencias son justas y apropiadas, y cumplirán su propósito, dijo la jueza Marjeta Dvornik.

Más Noticias