Las tensiones en Irán ponen en peligro el suministro mundial de petróleo

Los inversores temen que Teherán intente bloquear el estrecho de Ormuz, un punto de paso clave por donde circulan los petroleros.

Por:  AFP

Las tensiones entre Irán y Estados Unidos podrían poner en peligro el suministro del petróleo que circula por estrecho de Ormuz y disminuir además la producción en Irak, apuntan los analistas.

Tras la muerte en Irak el pasado viernes del general iraní Qasem Soleimani, fallecido el el ataque de un dron estadounidense, los precios del petróleo se dispararon aunque luego se estabilizaron porque el suministro en Oriente Medio no ha visto afectado por el momento.

Sin embargo este miércoles volvieron a subir después de que Irán lanzara un ataque de represalia con misiles contra bases en Irak donde hay tropas estadounidenses y británicas, confirmaron autoridades en Washington y Teherán.

El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, dijo estar preocupado por la “información  de víctimas”. Pero según su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif, el país no quiere “ni una escalada ni una guerra”.

Los inversores temen que Teherán intente bloquear el estrecho de Ormuz, un punto de paso clave por donde circulan los petroleros.

Este estrecho, uno de los más congestionados del mundo, es crucial porque permite llevar el petróleo de la región a mercados en Asia, Europa y América del Norte.

“Las interrupciones del suministro están ahora en lo alto de la agenda agenda de los inversores”, dijo Mihir Kapadia, presidente de Sun Global Investments.

“La preocupación se alimenta por el asesinato de Soleimani el viernes y es probable que Irán intente interrumpir las exportaciones de petróleo que pasan a través del estrecho de Ormuz”, añadió.

En 2018 transitaron por ahí unos 21 millones de barriles al día.

El estrecho ya se vio afectado el año pasado por una serie de ataques contra petroleros que Estados Unidos y y sus aliados atribuyen a Irán, que lo niega.

Los países occidentales también acusan a Irán de ser responsable de un ataque contra instalaciones petroleras en Arabia Saudita. En los últimos meses, Irán inmovilizó varios petroleros que circulaban por el Golfo.

Los  inversores no están tan preocupados por la caída de la producción en Irán, bajo sanciones de Estados Unidos que la administración de Donald Trump volvió a imponer en 2018.

Sí lo están en cambio por Irak, según Christopher Haines, un analista de Energy Aspects, en particular si finalmente las tropas estadounidenses abandonan ese país.

“Hay un riesgo potencial de interrupción (del suministro) en Irak, donde las exportaciones representan unos 3,5 millones de barriles al día”, dijo Haines a la AFP.

“Si las tropas estadounidenses se van la zona será menos segura”, añadió.

Irak es el segundo país más importante de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), que lidera de facto Arabia Saudita.

Según el analista Bjarne Schieldrop, de la consultora SEB, la producción iraquí podría verse afectada en el futuro por la crisis.

El viernes, tanto el barril de Brent, el petróleo de referencia en Europa, como el WTI, su equivalente en Estados Unidos, ganaron más de un 3%.

Se trata sin embargo de un nivel inferior al del 16 de septiembre, cuando ambos se dispararon un 14% tras el ataque de infraestructuras petroleras en Arabia Saudita.

Más Noticias