Justicia chilena investiga si la policía causó caída de un joven al río Mapocho

“La salud del joven es estable”, informó Sergio Micco, director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (Indh).

Por:  AFP

La justicia chilena inició una investigación para determinar si un policía causó la caída desde un puente de un menor que participaba en una protesta este viernes 2 de octubre en Santiago, en una nueva polémica que involucra a la fuerza de seguridad en el país.

El menor cayó desde el puente Pío Nono, al menos a cinco metros sobre el lecho casi seco del río Mapocho, en el marco de una protesta en los alrededores de la plaza Italia de Santiago el viernes, cuando un grupo de manifestantes era perseguido por la fuerza policial, a casi dos semanas de cumplirse un año del estallido social en Chile.

Videos difundidos en redes sociales, que muestran diversos ángulos de la acción policial en la tarde del viernes, demuestran para algunos que el menor, de 16 años, fue empujado por un agente policial, mientras que para otros dan cuenta de un accidente al intentar detenerlo.

La Policía informó que el Ministerio Público inició una investigación para determinar cómo ocurrieron los hechos y si existe responsabilidad de la fuerza en la caída del menor.

“Se están revisando las imágenes, se están tomando declaraciones y son ellas las que podrán determinar posteriormente si el carabinero lo empujó o este joven se cayó producto de cuando el carabinero lo quiso detener”, detalló este sábado 3 de octubre Enrique Monrás, general de Carabineros, en una declaración a la prensa.

Para Monrás, “lo que sucedió ahí fue una detención. El carabinero (policía) lamentablemente al intentar detener a esta persona pierde el equilibrio y cae”.

En tanto, el ministro del Interior y Seguridad, Víctor Pérez, afirmó que se trató de un procedimiento policial en un momento de violencia.

“Condenamos, como lo hemos hecho siempre, todo hecho de violencia y transgresión a los derechos humanos, pero creemos que las investigaciones son las que deben llevar claridad sobre si se cumplieron o no los protocolos de Carabineros y si los hechos son constitutivos de delito o no”, dijo Peréz en una declaración en Palacio de Gobierno.

La plaza ha vuelto desde hace pocas semanas a ser escenario de protestas todos los viernes, como lo fue hasta el confinamiento por el coronavirus.

Según Pérez, tras múltiples denuncias de organismos internacionales sobre violaciones a los derechos humanos por parte de la Policía chilena en sus intervenciones en las protestas sociales, “Carabineros ha hecho muchos esfuerzos en el último tiempo para que todo su accionar esté en el marco de los protocolos”.

El policía involucrado en los hechos fue suspendido de sus labores operativas, sostuvo.

Pero la oposición de izquierda y algunas organizaciones sociales denuncian que el menor fue empujado del puente por agentes policiales.

“Lo empujaron directamente al río. Exigimos la renuncia de Mario Rozas (director de la policía) ahora. Sin más excusas y una comisión civil para reforma estructural a Carabineros. Esta barbarie no puede continuar”, dijo el diputado opositor Gabriel Boric.

Estable y sin riesgo vital

El hecho ocurre cuando faltan pocos días que se cumpla el primer aniversario del estallido social del 18 de octubre, que dio paso a masivas protestas callejeras, saqueos y ataques al comercio que dejaron una treintena de muertos.

En redes sociales se convocaron vigilias fuera de la clínica donde el menor permanece internado con heridas graves pero sin riesgo vital, y cacerolazos de repudio a la acción policial. Este sábado se registró una manifestación de apoyo al adolescente afuera del centro médico.

Informes de organismos como Amnistía Internacional o Human Rights Watch constataron graves violaciones a los derechos humanos cometidas por la policía en el marco de las protestas sociales el año pasado.

Tras caer al lecho del río, la policía no asistió al menor. Fueron otros manifestantes quienes acudieron a socorrerlo hasta que fue trasladado para recibir atención médica.

“La salud del joven es estable”, informó Sergio Micco, director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (Indh), quien se reunió en la clínica con los familiares del menor y con otros testigos del incidente, quienes le señalaron que “Carabineros de Chile tuvo participación en el hecho”.

“Nosotros estamos recogiendo todos los antecedentes y evaluando qué acciones judiciales presentar”, agregó Micco.

El ministro del Interior dijo que el gobierno se comunicó con la familia, pero su madre Deisy Alvear, lo negó. “El Gobierno miente. Nadie se ha comunicado conmigo”, dijo a radio Cooperativa.

El uso de escopetas antidisturbios y el disparo de bombas lacrimógenas directo al cuerpo por parte de la Policía durante las manifestaciones sociales dejaron más de 300 personas con heridas oculares.

Dos personas quedaron ciegas: el estudiante Gustavo Gatica, quien recibió disparos de perdigones en sus ojos durante una protesta, y Fabiola Campillai, impactada por una bomba lacrimógena en la cabeza cuando esperaba un autobús para dirigirse a su trabajo.

Más Noticias