Publicidad

Actualizado hace 10 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Mundo
05:01 PM / 15/05/2019
Jesse Jackson lleva comida a seguidores de Maduro en embajada venezolana en EEUU
AFP
Agencias

El reverendo Jesse Jackson, un conocido defensor de los derechos civiles en Estados Unidos, introdujo este miércoles varios cargamentos con comida en la embajada de Venezuela en Washington, que está tomada por activistas que quieren impedir la entrada de la delegación del líder opositor Juan Guaidó.

Desde hace más de un mes, un grupo de activistas duermen en el edificio de cuatro plantas ubicado en el elegante barrio de Georgetown, con la anuencia del gobierno de Nicolás Maduro. 

"Yo llamo a la reconciliación, no a la confrontación. No podemos dar nuestro dinero de forma directa o indirecta para derrocar otro gobierno, esto lo aprendimos en Chile", dijo Jackson, en referencia a la injerencia de Estados Unidos en el golpe de Estado de 1973.

Actualmente sólo cuatro personas quedan en el recinto, después de que el lunes la policía notificó a los militantes que estaban ocupando ilegalmente la propiedad. 

El propósito de los activistas, que denuncian la existencia de un plan de golpe de Estado contra Maduro, es impedir la entrada de los delegados de Guaidó -reconocido como presidente interino por Washington- y custodiar el recinto tras la salida de los últimos diplomáticos de Maduro el 24 de abril.

Para los activistas este es un espaldarazo simbólico pero también logístico, ya que desde el fallido levantamiento de un grupo de militares contra Maduro el 30 de abril, un grupo de venezolanos que comenzó a acampar fuera del recinto sitió el lugar para impedir que entraran comida.

La entrega de alimentos se produjo en medio de un forcejeo entre el fornido guardaespaldas de Jackson y algunos venezolanos que intentaron impedirlo. 

Finalmente los activistas lograron subir cuatro mochilas con comida, agua y baterías, ya que desde hace una semana las autoridades cortaron la electricidad de la sede diplomática. 

Victoria Mattiuzzo, una venezolana de 32 años que portaba una pancarta que decía "Señor Jackson no deje que Code Pink o Maduro manchen su nombre", dijo a la AFP que la presencia del reverendo era "muy decepcionante y frustrante".  

"Él siempre ha luchado por la libertad y para los derechos civiles y humanos de la gente, es muy sorprendente que se ponga del lado de un grupo que apoya a un dictador", dijo la mujer que también llevaba a modo de capa una bandera de Venezuela. 

Para Ariel Gold, militante de la organización pacifista Code Pink, es el mensaje que esperaban. 

"Se trata de la reconciliación que siempre hemos estado pidiendo bajo la forma de una negociación facilitada por México y por el Vaticano", dijo a la AFP Gold. 

Estados Unidos y Venezuela rompieron relaciones diplomáticas después de que Guaidó se proclamara presidente interino en enero y que Washington reconociera a su gobierno.

Jackson asistió en 2013 al funeral del expresidente venezolano Hugo Chávez en Caracas. 

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS