Impresionante: el Papa bendice al mundo desde una desértica plaza de San Pedro

Lo acompaña el Crucifijo que salvó a Roma de la peste y ante quien oró el 15 de este mes. 

Por:  Redacción Web

Impresiona ver la plaza de San Pedro, en el Vaticano, vacía, sola. Desde allí, el papa Francisco --centro de la mirada de millones de católicos-- se encuentra orando por la salud del mundo. Clama al cielo el cese de la pandemia del Covid-19 que paraliza al planeta.

Llueve a esta hora en Roma y el Vaticano, lo que es concebido como una bendición. Bajo la lluvia caminó Francisco para dirigir su bendición extraordinaria Urbi et orbi.

Le acompaña  el Crucifijo de San Marcelo, el mismo ante el que fue en peregrinación hace semana y media, y que Juan Pablo Il abrazó durante la liturgia penitencial del Jubileo del 2000.

En  1522, este Crucifijo milagroso fue llevado en procesión por las calles de Roma para detener la epidemia de peste.

Coros de la Capilla Sixtina musicalizan la ceremonia, transmitida por varios canales al planeta entero.

El Papa ha pedido rezar por quienes están enfermos de coronavirus, parientes y el personal sanitario.

El Sagrario fue dispuesto al centro de la plaza San Pedro, desde donde el Papa  latinoamericano bendice a la humanidad.

Ha dicho el Pontífice: "En esta Cuaresma resuena tu llamado urgente, Señor, volved a mí, no es el momento de tu juicio, sino de nuestro juicio.
(...) Es el tiempo de restablecer el rumbo de la vida hacia ti,  Señor.  
Entreguémosle a Jesús nuestros temores para que El los venza".

Más Noticias