En polémica sesión, Pedro Sánchez se acerca a la investidura en España

Sánchez, quien ha sido presidente del Gobierno en funciones desde que las elecciones de abril y noviembre, no tiene la mayoría para gobernar a ningún partido. 

Por:  AP

El líder socialista Pedro Sánchez fracasó el domingo en un primer intento de conseguir el respaldo del Congreso de los Diputados para formar un Gobierno en España, lo que le dejó dos días para asegurarse el apoyo y poner fin a un estancamiento político de ocho meses.

Sánchez, quien ha sido presidente del Gobierno en funciones desde que las elecciones de abril y noviembre no dieron mayoría para gobernar a ningún partido. Necesitaba una mayoría absoluta de al menos 176 votos a su favor de los 350 escaños del Congreso de los Diputados para ser investido presidente, pero no los obtuvo.

En esta primera votación consiguió 166 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones, con la ausencia de un diputado.

El martes, Sánchez sólo necesitará una mayoría simple, más votos por el “sí” que por el “no”. Es probable que la consiga después de asegurarse el compromiso de abstención de los 13 diputados del mayor partido separatista de Cataluña, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

A principios de esta semana, el líder del Partido Socialista, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el líder de Unidas Podemos, reafirmaron su intención de formar el primer Gobierno de coalición en la historia reciente de España.

El líder del PP, Pablo Casado, reaccionó cuando una diputada acusó a la derecha de sembrar "terror", lo que generó una bronca monumental en el Parlamento.

Los dos partidos juntos tienen 155 escaños, sin mayoría, por lo que Sánchez depende de los votos de los pequeños partidos regionalistas.

En una señal de lo reñida que podría ser la votación el martes, una miembro del pequeño partido regionalista Coalición Canaria, Ana Oramas, votó en contra de Sánchez en lugar de abstenerse como su partido había acordado el viernes.

Los antiguos compañeros en Podemos, Iñigo Errejón y Pablo Iglesias, se ignoraron mutuamente.

Durante el debate del domingo por la mañana, Sánchez subrayó que una coalición Socialista-Podemos tendría un enfoque progresista.

Sánchez e Iglesias han dicho que presionarán para que se aumenten los impuestos a las rentas altas y las empresas, y para revocar una reforma laboral aprobada por el Gobierno conservador del Partido Popular.

Representantes de Vox se marcharon del Pleno en la intervención de la representante de Bildu. 

La mañana estuvo marcada por la tensión durante el discurso de Mertxe Aizpurua del partido independentista vasco EH Bildu. Aizpurua calificó al Partido Popular, Vox y Ciudadanos de “franquistas” y criticó la Constitución y al Rey Felipe.

Fue recibida con abucheos y gritos de “asesinos”.

Más Noticias