Merkel pide a los alemanes "disciplina" y "no bajar la guardia"

"Hará falta paciencia", dijo la canciller. "Habrá que vivir con este virus, porque no ha desaparecido".

Por:  EFE

  La canciller alemana, Angela Merkel, pidió este jueves 9-A a los alemanes "disciplina" en el cumplimiento de las medidas para combatir el coronavirus y no "bajar la guardia" en los días festivos de la Semana Santa para evitar la propagación de la COVID-19.

"Hará falta paciencia", dijo la canciller ante la prensa tras la reunión del comité especial del Gobierno que se ocupa de la pandemia, de la que Merkel dijo: "Habrá que vivir con este virus, porque no ha desaparecido".

Merkel advirtió a sus conciudadanos de que, ante el buen tiempo pronosticado para los próximos días y la tentación de regresar a comportamientos sociales más estrechos, deben mantener "la concentración y la disciplina" y evitar a toda costa la "imprudencia" que haga inútiles los esfuerzos recientes para contener la propagación del virus.

"La situación es frágil", advirtió la canciller, quien dijo que a finales de la próxima semana, en su reunión prevista con los presidentes de los "Länder", se revisará y se tomarán las decisiones que correspondan sobre una eventual relajación de las medidas impuestas.

Pero avanzó que se desconoce aún cómo afectará una eventual modificación de las reglas de distanciamiento social y cierre de la actividad económica en la evolución de la pandemia, por lo que aconsejó prudencia.

Merkel recordó que Alemania se enfrenta a una "prueba difícil" y pidió que todos sean "consecuentes" con las decisiones que se han tomado para proteger a la gente y proteger así también al sistema de vida vigente en el país.

Las declaraciones de la canciller se conocieron después de que el Gobierno estimara este jueves que pasarán "meses" antes de que se pueda hablar del regreso a una cierta "normalidad" en la vida del país y pidiera a la población que siga respetando las medidas de confinamiento.

Los fallecidos son más de 2.000

Alemania registró este jueves el fallecimiento de 246 personas en las últimas 24 horas por la Covid-19, según los datos del Instituto Robert Koch, la entidad epidemiológica de referencia en el país, que indicó que el total de muertos alcanzó los 2.107 y el número de los que se contagiaron con el coronavirus llegó a los 108.202.

Los datos de la Universidad Johns Hopkins de EEUU, con una actualización más dinámica, sitúa los contagios en Alemania en 113.296 y la cifra de muertos en 2.349, unos 300 más que los datos de la víspera.

El presidente del RKI, Lothar Wieler, explicó que los fallecimientos registrados posiblemente continuarán en niveles elevados durante los próximos días y consideró que se trata de personas que contrajeron la enfermedad en las últimas una o dos semanas.

Pero también indicó que el aumento del número de muertos corresponde en gran medida a los casos que se han producido en residencias para mayores, un dato que reconoció que se esperaba.

El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, declaró sin embargo su satisfacción por el respeto con el que los ciudadanos han seguido mayoritariamente las medidas de confinamiento impuestas y reconoció que todavía se está "lejos" de la normalidad "como la conocíamos".

Advirtió a continuación de que todavía deberán pasar "semanas y meses de una renuncia necesaria" a las actividades habituales de la vida cotidiana.

Aumento de casos

Spahn declaró que se detecta una "subida lineal", y ya no exponencial, en los datos de contagiados y fallecidos y, a pesar del aumento en el número de estos últimos, que se puede considerar que el desarrollo de la pandemia es "positivo".

Aludió a que para ello ha sido esencial la contribución de la población, que ha respetado de forma mayoritaria las medidas de confinamiento aplicadas en el país, pero llamó también a ser "consecuentes" y seguir respetándolas durante la Semana Santa.

"Si no, pondremos en peligro lo logrado", advirtió el ministro, quien consideró que la gestión de la pandemia en Alemania arroja resultados comparativamente mejores que en otros países por la "fuerte base" que aporta su sistema sanitario.

El ministro explicó que la aplicación temprana de medidas ha permitido evitar el colapso de los establecimientos sanitarios y que por esa razón existen en estos momentos más de 10.000 camas de cuidados intensivos libres.  

Más Noticias