El Supremo argentino absuelve a un hombre preso 14 años sin condena firme

El máximo tribunal argentino indicó que fue "reprochable" la posición que se adoptó en la sentencia del juicio por el "alarmante contexto de serias irregularidades", con "contradicciones flagrantes" entre lo que declararon los agentes policiales.

Por:  EFE

 La Corte Suprema de Justicia de la Nación argentina (CSJN) absolvió este jueves 8-O por unanimidad a Jorge Enrique González Nieva, quien ha estado preso 14 años por un crimen cuya investigación estuvo, según el fallo, repleta de "serias irregularidades".

Nieva fue condenado a 25 años por robo con homicidio resultante y portación de arma de guerra por un tribunal de la ciudad bonaerense de Morón, pero según la sentencia de absolución difundida por el Centro de Información Judicial aquella condena se dictó desconociendo las "garantías constitucionales de debido proceso, defensa en juicio y presunción de inocencia".

En concreto, la Corte Suprema cuestionó el valor asignado a la identificación del acusado mediante unas fotografías por parte de un testigo que luego no pudo reconocerlo en persona.

En su día, la principal prueba de cargo contra González Nieva fue ese reconocimiento fotográfico.

El máximo tribunal argentino indicó que fue "reprochable" la posición que se adoptó en la sentencia del juicio por el "alarmante contexto de serias irregularidades", con "contradicciones flagrantes" entre lo que declararon los agentes policiales.

La CSJN recalcó que González Nieva declaró ante los jueces que lo sentenciaron que el policía que lideró la investigación le había exigido que le entregara el taxi que poseía, y que tras negarse a ello, eso había contribuido a mantenerlo imputado y detenido.

Asimismo, se subrayó en la absolución que una propiedad de otro coimputado pasó a manos de ese mismo agente durante el curso de la investigación.

También, la Corte tuvo en cuenta que los miembros de los cuerpos de policía que intervinieron y que tuvieron un "rol central" en la instrucción del caso se encontraban detenidos y bajo proceso por distintos hechos delictivos que involucraban la adulteración de información y la fabricación de imputaciones con fines extorsivos en el marco de sus investigaciones, incluida la de este caso.

González Nieva estuvo en prisión hasta 2019, cuando se le otorgó la prisión domiciliaria, y el crimen por el que lo condenaron fue un homicidio de una mujer relacionado con un ataque a un banco en mayo de 2006.

Su situación había llevado a Amnistía Internacional a enviar en 2018 una carta a la Corte Suprema para exigir que la Justicia avanzara "sin más demoras", al cuestionar que estuviera detenido en prisión preventiva sin una condena firme que determinara su responsabilidad por los hechos que se investigan.

Más Noticias