El Papa denunció a usureros que se aprovechan de la pandemia

Rezó por las familias "que no pueden trabajar y no tienen comida".

Por:  EFE / AFP

El papa Francisco rezó este jueves 23-A en su misa matutina en la Casa Santa Marta por las familias que están atravesando problemas económicos debido a la pandemia y denunció a los usureros que se están aprovechando de la situación.

En la misa en la capilla de su residencia, la Casa Santa Marta, que el Vaticano ofrece en directo para que la puedan seguir los fieles, Francisco afirmó que "en muchas partes se siente uno de los efectos de esta pandemia: muchas familias necesitadas, hambrientas y lamentablemente el grupo de usureros que les está ayudando".

"Esta es otra pandemia. La pandemia social: familias de personas que tienen un trabajo diario o, por desgracia, un trabajo no declarado que no pueden trabajar y no tienen comida... con niños", observó.

Y "los usureros se llevan lo poco que tienen", denunció el Papa.

"Recemos por estas familias, por los muchos hijos de estas familias, por la dignidad de estas familias, y recemos también por los usureros: que el Señor toque sus corazones y los convierta", añadió. 

Llegó la hora de dejar de saquear la Tierra

El miércoles 22-A, durante la audiencia celebrada desde la biblioteca privada del palacio apostólico, Francisco reconoció que el hombre "ha contaminado y saqueado" la Tierra, por lo que elogió a los movimientos y jóvenes de todo el mundo que se movilizan y "salen a las calles" para salvar el planeta.

El Papa se refirió a la 50 Jornada Mundial de la Tierra que se festejó este miércoles 22-A y a los desafíos que implica junto con la emergencia sanitaria mundial.

"El hombre por egoísmo ha fallado en su responsabilidad como custodio y administrador de la tierra. La hemos contaminado y saqueado, poniendo en peligro nuestras vidas. Hemos fallado en la protección de la tierra, nuestra casa jardín" lamentó el papa.

"Hemos pecado contra la tierra, contra nuestro prójimo y, en última instancia, contra el Creador", agregó.

El pontífice argentino considera que "sólo juntos y ayudando a los más débiles podemos superar los desafíos globales" actuales.  

El Papa latinoamericano, quien desea pasar a la historia como un pontífice medioambientalista, llamó de nuevo a "una conversión ecológica, que se exprese en acciones concretas", dijo. 

"Como una familia única e interdependiente, necesitamos un plan compartido para evitar las amenazas contra nuestra Casa Común. La interdependencia nos obliga a pensar en un mundo, en un proyecto común", recalcó.

Más Noticias