Dimite secretario de Salud de Brasil y anticipa posible salida del ministro

Ambos funcionarios están en conflicto con el presidente Jair Bolsonaro por el manejo a la pandemia.

Por:  EFE

El secretario de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de Salud de Brasil, Wanderson de Oliveira, renunció este miércoles 15-A y anticipó la posible salida del titular de ese despacho, Luiz Henrique Mandetta, en conflicto con el presidente Jair Bolsonaro por la pandemia del Covid19.

Portavoces del ministerio confirmaron a Efe la renuncia del funcionario, un hombre clave del equipo formado para el combate al coronavirus SARS-CoV-2 y quien, al igual que Mandetta, ha enfrentado a Bolsonaro y defendido las medidas de restricción de la circulación de personas para frenar al virus, a las que el mandatario se opone.

De Oliveira envió una carta a otros funcionarios del ministerio, que fue obtenida por el portal O Antagonista, en la cual escribió que "infelizmente, ha llegado el momento de la despedida".

Agregó que este martes 14-A tuvo una reunión con el ministro Mandetta y que "su salida está prevista para las próximas horas o días", pero que no era posible determinar cuándo "será el momento exacto".

Sin embargo, anticipó que pudiera ser a través de "un anuncio respetuoso" por parte de Bolsonaro o "por el Twitter", el medio que el mandatario suele usar para muchos anuncios importantes, incluida la dimisión de ministros.

En la carta obtenida por O Antagonista, De Oliveira considera que "la gestión de Mandetta se acabó".

Tensiones


Las tensiones entre Bolsonaro y Mandetta comenzaron hace semanas y se agravaron al mismo ritmo que el coronavirus se ha expandido por el país, donde ya hay 1.557 fallecidos y 25.758 casos confirmados de Covid-19.

Mandetta ha defendido las cuarentenas y otras medidas adoptadas por gobernadores que impiden el contacto entre las personas, en tanto que Bolsonaro las ha censurado, con el pretexto de que el efecto que tendrán sobre la economía será "peor" incluso que el coronavirus, al que ha llegado a tildar de "gripecita" o "resfriadito".

El ministro, sobre cuya salida se conjetura desde hace más de una semana, pareció estirar la cuerda de su tensa relación con Bolsonaro el pasado fin de semana, cuando en una entrevista con TV Globo dijo que esas diferencias "confunden" a la sociedad.

Según Mandetta, ese doble discurso hace que el ciudadano no sepa "si escucha al ministro de Salud" o "si escucha al presidente", por lo que instó al Gobierno a mantener un "discurso único" frente al Covid-19, a la que consideró como un "enemigo común".

A pesar de esas crecientes tensiones, Mandetta, cuya gestión es aprobada por cerca del 75 % de los brasileños, según sondeos, ha dicho que no renunciará pues "un médico no abandona a su paciente", aunque ha admitido que su cargo "pertenece al presidente". 

Más Noticias