Con 20.500 muertes por coronavirus, EE UU pasa confinado el domingo de Pascua

Muchos recurrieron a servicios de la iglesia de forma virtual para marcar el día más sagrado del calendario cristiano.

Por:  Reuters

Los estadounidenses pasaron el domingo confinados mientras el número de víctimas de la nueva pandemia de coronavirus superaba las 20.500 muertes, con más de medio millón de casos confirmados durante el fin de semana de Pascua.

Con casi todo el país bajo órdenes de permanecer en casa para frenar la propagación de la enfermedad, muchos recurrieron a servicios de la iglesia de forma virtual para marcar el día más sagrado del calendario cristiano.

“Las generaciones futuras recordarán esto como la larga Cuaresma de 2020, un tiempo en el que la enfermedad y la muerte oscurecieron repentinamente toda la tierra”, escribió el arzobispo José Gómez de Los Ángeles a los sacerdotes y feligreses de todo el país, instándolos a mantenerse firmes. “Nuestras iglesias pueden estar cerradas, pero Cristo no está en cuarentena y su Evangelio no está encadenado.”

Estados Unidos ha visto su mayor número de muertes hasta la fecha por la enfermedad COVID-19 causada por el coronavirus, con aproximadamente 2.000 muertes diarias registradas durante los últimos cuatro días consecutivos, el mayor número en la ciudad de Nueva York y alrededores. Incluso estas cifras se consideran subestimadas, ya que Nueva York todavía está pensando en la mejor manera de incluir un aumento de las muertes en el hogar en sus estadísticas oficiales. 

A medida que el número de muertos ha aumentado, el presidente Donald Trump reflexionó sobre cuándo el país podría empezar a ver un retorno a la normalidad.

Las amplias restricciones a la circulación no esencial que se impusieron en las últimas semanas en 42 estados han cobrado un enorme precio en el comercio y han planteado preguntas sobre cuánto tiempo se puede mantener la paralización de negocios y las restricciones a los viajes.

El número de estadounidenses que han solicitado la prestación por desempleo en las últimas tres semanas superó los 16 millones.

Foto: AFP

La administración Trump ve el 1 de mayo como fecha límite para relajar las restricciones de permanencia en el hogar, dijo el domingo el comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), Stephen Hahn. Pero advirtió que todavía es demasiado pronto para decir si ese objetivo se cumplirá.

“Vemos la luz al final del túnel”, dijo Hahn al programa “This Week” de la ABC, y añadió, “La seguridad pública y el bienestar del pueblo americano tienen que ser lo primero”.

El principal experto en enfermedades infecciosas de EEUU dijo que era cautelosamente optimista acerca que parte del país está empezando a ver un cambio en la lucha contra el brote.

El Dr. Anthony Fauci señaló el domingo al área metropolitana de Nueva York, que tuvo su mayor número de muertes diarias la semana pasada junto con una disminución de las hospitalizaciones, las admisiones en cuidados intensivos y la necesidad de intubar a los pacientes gravemente enfermos.

“Si de repente decidimos ‘Vale, es mayo o lo que sea’, y simplemente encendemos el interruptor, eso podría ser un verdadero problema.”

Fauci y otros expertos en salud pública dicen que las pruebas generalizadas serán clave en los esfuerzos para reabrir la economía, incluyendo las pruebas de anticuerpos para saber quién ha tenido ya la enfermedad y podría estar seguro para volver al trabajo.

Hahn, de la FDA, dijo que le preocupaba que algunas pruebas de anticuerpos en el mercado que no habían pasado por el proceso de revisión científica de la FDA “podrían no ser tan precisas como nos gustaría que fueran”.

“Puedo asegurarle al pueblo estadounidense que lo que estamos haciendo es utilizar datos y ciencia para examinar esas pruebas para asegurarnos de que son válidas, precisas y reproducibles”, dijo.

La administración Trump renovó las conversaciones sobre la rápida reapertura de la economía después de que un influyente modelo de investigación universitaria redujera sus pronósticos de mortalidad en EEUU a 60.000 muertes para el 4 de agosto, por debajo de al menos las 100.000, suponiendo que las medidas de distanciamiento social se mantienen.

Sin embargo, los nuevos datos del gobierno muestran un aumento de las infecciones en verano si las órdenes de quedarse en casa se levantan después de sólo 30 días, según las proyecciones registradas por primera vez por el New York Times y confirmadas por un alto cargo del Departamento de Seguridad Nacional.

Más Noticias