Argentina amplía la cuarentena hasta el 26 de abril

La cuarentena seguirá siendo rigurosa en grandes centros urbanos como Buenos Aires.

Por:  AP

El presidente Alberto Fernández anunció el viernes que la cuarentena en Argentina se extenderá hasta el 26 de abril, con algunas excepciones, luego de que el gobierno informó que reactivará su obra pública para reanimar un poco la economía.

“Estamos enfrentando una pandemia de alcance inusitado. Seguimos sin conocer el remedio que la evite, y el único remedio que sugieren todos los infectólogos es resguardarnos en la casa”, afirmó el mandatario en una conferencia de prensa. Originalmente se había previsto que el aislamiento finalizara el lunes.

La cuarentena seguirá siendo rigurosa en grandes centros urbanos como Buenos Aires, añadió, aunque se permitirá el funcionamiento de talleres de automóviles y de reparación de neumáticos para las ambulancias y autos en los que circulan las personas que, desde el 20 de marzo _cuando comenzó la cuarentena_, están exceptuadas del aislamiento. Es el caso, por ejemplo, de médicos y trabajadores de sectores industriales.

Los bancos también podrán funcionar, y se podrá acudir con turnos. Los colegios continuarán cerrados.

En tanto, el gobierno comenzará a evaluar lugares y actividades de algunas provincias donde el aislamiento “puede ser levantado” a pedido de los gobernadores de esos distritos. Es el caso, indicó, de pueblos sin infectados que “no tiene mucho sentido mantenerlos aislados”.

“Vamos a ir escuchando esos casos de comunidades que pueden funcionar por sí mismas y de algunas actividades que podríamos aceptarlas”, explicó Fernández.

Indico que analiza además permitir la salida de personas discapacitadas acompañadas de un cuidador en las proximidades de su domicilio para lograr algo de dispersión, lo que incluye a los autistas.

El mandatario defendió la cuarentena aplicada porque logró “acotar mucho la velocidad del contagio”, en comparación con lo que ocurre en otros países de la región como Chile y Brasil, pero señaló que el país sigue peleando contra la enfermedad. El plan de aislamiento ha permitido ganar tiempo y contar con medios adecuados para atender a los que se infectan, agregó.

“Nadie sabe cuándo va a terminar este martirio; por lo tanto, la única posibilidad que tenemos es hacer lo que estamos haciendo”, sostuvo.

Previamente se anunció una reactivación de las obras públicas para darle algo de oxígeno a la economía, ya de por sí golpeada. En 2019 la actividad económica cayó 2,1 % y la pobreza alcanzó al 35,5% de la población.

Los trabajos en caminos e instalaciones hídricas, entre otros, se realizarán en “condiciones de aislamiento”, dijo el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. “Se hace un control al ingreso y egreso de cada trabajador para cumplir con las normas sanitarias”.

El plan también incluye pequeñas obras de infraestructura que se desarrollarán en más de 400 municipios, las cuales se sumarán a las que se realizan en materia de hospitales. Se están construyendo 12 clínicas en todo el país, indicó Katopodis, las cuales contarán con 1.000 camas, 350 de las cuales serán de terapia intensiva.

Entre las medidas paliativas que se han puesto en marcha está el reparto de alimentos en las barriadas humildes, donde la parálisis económica genera mayor desesperación.

Argentina registra 1.893 infectados y 82 fallecidos.

Más Noticias