Síguenos...
Facetas
El amor en sus distintas fases
09:00 AM / 21/11/2018 Pablo Hernández

El amor no es un sentimiento o un atributo estanco e inamovible, pasa por numerosas fases. No se trata, siquiera, de un sentimiento eterno, o al menos el amor hacia una pareja, pues vemos constantemente cómo las parejas rompen y son los individuos los que buscan nuevas relaciones sentimentales o no.

El amor es ese sentimiento que siempre se busca y que siempre se siente, aunque no en todas las ocasiones sea por otra pareja. Debemos tener la capacidad de amar a los que nos rodean, a la familia, a los seres cercanos, pero sobre todo amarse a una misma, para encontrar la paz interior.

Toda esta introducción sirve como anticipo para mostrar que el amor tiene numerosas fases, y de todas ellas se puede sacar algo positivo.

¿Cómo encontrar pareja?

A menudo las personas necesitamos mostrar nuestras ansias de amar a los demás buscando esa pareja que nos complemente. No es que no sepamos estar solas, sino que acompañados nos sentimos más llenos, más plenos, más felices.

Aunque el ser humano es mucho más que un primate evolucionado, no dejamos de ser mamíferos, animales, y por tanto necesitamos a otros miembros de nuestra especie cerca nuestra, y ya no solo para copular y preservar la especie, sino también para sentirnos acompañados.

Desde el origen de la humanidad, las técnicas de flirteo y ligoteo han ido evolucionando, las personas disfrutamos enamorando a otras personas. Si bien es cierto que ya no se enamora a otra persona utilizando las mismas herramientas, la base sigue siendo la misma, agradar a esa otra persona y hacerla sentir feliz.

La tradición dice que son ellos, los hombres, quienes tienen que enamorar a las mujeres. Sin embargo, ¿por qué hacer caso a la tradición? ¿Acaso no pueden ellas dar el primer paso y mostrar su amor hacia ellos? En la web https://comoenamoraraunhombre10.info encontramos una serie de consejos que siempre funcionan y que pueden resultar útiles a todas aquellas mujeres que quieren conseguir el cariño de su amado.

Cuando el amor acaba, también hay amor

Vemos que el amor es un atributo o un sentimiento que circula por nuestras vidas de manera constante. Incluso en las épocas en las que desfallece y la consecuencia es la ruptura de una pareja, también hay amor, porque quedan los recuerdos, los buenos ratos, y renunciar a esa parte de la vida de una persona es como renunciar a una misma.

Si la ruptura es en una pareja ya casada, lo recomendable es buscar una solución pactada, una separación o un divorcio en el que todas las partes estén conformes y haya entendimiento. Sin embargo, esto no siempre es posible, de ahí que muchas parejas se vean obligadas a tener un divorcio contencioso. En esos casos, desde Legaltium ofrecen un abogado para divorcio en Gandía. Esta situación lleva asociada, obviamente, los costes de un divorcio, pero la clave está en intentar actuar de buena fe, sin ansias de venganza.

Para cualquier pareja que se separa, el divorcio es un trance que hay que superar intentando no dejar a nadie en la cuneta, del hoyo. Aunque no exista un acuerdo óptimo para ambas partes, los miembros de la pareja, especialmente si hay hijos de por medio, deben intentar llegar a un consenso que sea lo más positivo posible.

Incuso en las situaciones más graves por las que vive una pareja, como por ejemplo una separación que finaliza en divorcio, debe sobrevolar ese sentimiento de amor, pues es el que nos hace recordar los buenos ratos, actuar con bondad y dejar a un lado la venganza y los odios.

¿Es la llegada de los niños un acto definitivo de amor?

En muchos casos sí, sin duda. Una pareja ofrece su mayor muestra de amor cuando decide ir a por un bebé para conformar una familia. No obstante, no es esta la única muestra de amor verdadero que puede realizar una pareja.

Cada vez son más mujeres las que deciden no tener hijos, no ser madres, sin que eso reste lo más mínimo su condición de mujeres. Existe todavía esa idea, muy interiorizada, de que las mujeres solo están plenas cuando son madres.

Desear ampliar la familia con la llegada de un bebé es una muestra de amor indiscutible, pero no es la única. No debemos medir el nivel de amor en función de la presencia o no de hijos.

En cualquier caso, bienvenidos sean las ganas de tener hijos, y saber educarlos de manera correcta así como darles una calidad de vida suficiente, para mostrar ese amor y compatibilidad en la pareja.

El embarazo no es un objetivo fácil, muchas parejas intentan concebir un hijo por años y no siempre es posible. Las mujeres deben presar especial atención a los síntomas de estar embarazada: náuseas, ausencia de regla o menstruación, hinchazón, ganas de comer..., y posteriormente, confirmar su estado acudiendo a un especialista, que será el que certifique si estos primeros síntomas del embarazo son realmente una muestra de estar esperando un hijo.

El sexo como explosión del amor

Para tener un hijo, en la pareja, por la vía tradicional, es imprescindible mantener sexo. El sexo es una de las actividades que mantiene a muchas parejas con vida.

Positivo para la relación, y también para los miembros de la pareja en particular, una vida sexual activa tiene como resultados una mejor comunicación en pareja y un mejor estado de salud física y mental para los miembros de la misma.

La actividad sexual es algo que hay que cuidar en la pareja, y que no debemos dejar que se convierta en monótona y aburrida. En el mercado encontramos Kits para parejas con los que acercarse al sexo de manera innovadora. Con estos juguetes para parejas, el sexo pasa a ser mucho más divertido y placentero, y se pueden explorar nuevas formas de conocer a la pareja y conocerse a una misma.

No es cuestión de medir el amor de una pareja por su nivel de actividad sexual, sino de convertir en sexo en una herramienta que potencie la relación, la haga más fuerte, más unida, más completa.

¿ Te gustó la nota ?
0 Comentarios