Publicidad

Actualizado hace 8 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
01:00 PM / 12/05/2019
Zulianos migrantes envían felicitaciones a sus madres en Maracaibo
Julio Gutiérrez

Desde Ecuador, Estados Unidos, Colombia, Chile y Argentina jóvenes zulianos  hablan en su día de sus progenitoras y lo que significan para ellos.

“Pronto estaremos juntos de nuevo”

Los hermanos Eduardo José y Rolando Josué Bravo Áñez, de 30 y 27 años, desde Bogotá, Colombia, y Santiago de Chile, respectivamente, les enviaron sus felicitaciones a Iris del Carmen Áñez Alvarado, de 55 años, de Pomona.

“Mamá, te extraño muchísimo. Pronto estaremos juntos de nuevo. Te amo con todo mi corazón”, escribió Eduardo José a quien asegura es “única, trabajadora, responsable, humilde, sencillamente bella”. 

“Feliz día, mami. Espero pases un día muy especial y feliz junto a la familia. Te amo mucho. Que Dios te bendiga y te proteja. Te prometo que pronto estaremos juntos de nuevo. Un beso y un abrazo”, le envió Rolando Josué, describiéndola como “única, ejemplar, guerrera”. “Es todo para mi, es mi inspiración para seguir adelante  y gracias a ella soy quien soy”, agregó.

“Ella es sinónimo de valentía”

“Mami,  te extraño muchísimo. Todo lo que he logrado en el exterior es por ti, por todos los consejos que me das. No veo el día en que te pueda abrazar y desayunar nuevamente en familia como todos los domingos. Te amo, mi vieja”, fue el mensaje que envió Richard Fernández, desde Quito, Ecuador, a su mamá Yamely Salazar, residente de Altos del Sol Amado. 

“Es sinónimo de respeto, admiración,  lucha y valentía. Leal, buena amiga. ¡Es increíble!”.

“Me enseñó que Dios tiene amor de madre”

“Ella me enseñó a conocer a el amor de Dios y su grandeza, me enseñó que Dios tiene nombre de hombre pero amor de madre... es mi apoyo incondicional, me ama y la amo. Es un amor que no conoce de distancias ni fronteras, que no se romperá nunca”, escribe, desde Miami, EE UU, Desiree Moreno, sobre  su mamá, Dexy Santander de Moreno, de 64 años, de Sierra Maestra.

 “Es un ser súper especial. Dios la escogió perfecta para mí y mis hermanos. Es una mujer de fe y d confianza en Dios plena... Trata siempre de ser justa y de corregir sus errores para darnos el mejor de los ejemplos. Es sincera, amorosa y muy servicial, siempre tiene una palabra para alimentar mi alma y mi corazón en todo momento. Me alienta, me acompaña y me abraza cada vez que la necesito.  Es mi todo, mi brújula. Te amo, mami. Feliz día”.

“Que sea uno de tus más alegres días”

Para Jorge Armando Martínez, de 32 años, quien habita en Los Ángeles, en Estados Unidos, su mamá, Mónica Iris Díaz, de 53 años, de la urbanización Mara Norte, “es mi ídolo. Representa todo, sin ella no hubiese sabido sobrellevar mi vida”.

“Feliz día, mami, a pesar de la distancia, que es sólo física, porque sentimental y espiritualmente siempre estoy a tu lado y te tengo presente. Que sea uno de los más alegres y divertidos días de tu vida. Te amo mucho, mi loquita”. Expresa que es “luchadora, aguerrida, súper activa, amorosa y, además,  muy servicial”.

“Gracias por hacerme quien soy”

La joven María Isabella Rodríguez desde Buenos Aires, la capital de Argentina, describe a su progenitora, Giulianna Rosas, de 52 años, quien vive en la urbanización Mara Norte, como “trabajadora, responsable y amorosa. Un poco enojona, pero siempre con las mejores intenciones para las personas que ama”.

Para ella, su mamá “es mi ejemplo en todo sentido, y la que hace que pise tierra cuando lo necesito. De la que aprendí a estudiar y la responsabilidad”.  “Ma, te amo y siempre te tengo presente a pesar de la distancia. Gracias por hacerme quien soy y por todo lo que has hecho por mi”, es el mensaje que le envía por su día.

“Ella  significa resiliencia”

A Marbelis Ochoa de Barboza, de 52 años, de Altos del Sol Amado, le escribió su hija Mayerling Barboza, de 22 años, desde Montería,  Colombia.  “Es de gran corazón, dispuesta siempre a ayudar”.  “Ella  mamá significa resiliencia y fe. A las situaciones de la vida ha hecho frente y se ha sabido levantar, cual ave Fénix”, dice de ella.

“Ma, te envío el más fuerte abrazo, no estés triste porque estoy lejos. Habrá muchos otros 'Día de la Madre' en los que podremos compartir como lo hacíamos junto con la abuela y las tías. Te quiero y te extraño”.

“Lucho fuera de mí país por su bienestar”

Desde Bogotá, la capital de Colombia, Daniel Rojas, de 28 años, dice que quien le dio la vida, Haydeé Arandia de Rojas, de Cuatricentenario, es “el amor de mi vida, por la que día a día lucho fuera de mí país por su bienestar, siguiendo los valores y enseñanzas que ella me inculcó”.

“A un año y dos meses lejos de ella, cada vez que trabajo, siempre la tengo en mente”, escribió. “Feliz día mami, te deseo mucha salud y vida para que siempre estés conmigo. Un abrazo y un beso enorme desde aquí (...) Te amo mucho, mami. Me haces falta”.

“Estás presente en  cada respiro”

Para Rafael 31 años,  desde Chile, Elvira Del Poeta de Rivas, de 59 años, de la urbanización San Rafael, “es una mujer que  durante su vida ha dado pruebas de su temple y fuerza. Es  inquebrantable y cuando se propone algo lo logra. Venció el cáncer dos veces y eso jamás la desanimó. Es divertida, cariñosa, llena  y dispuesta siempre a ayudar”.

“Eres el amor de mi vida,  hace ya más de un año que no veo tu rostro, que no te abrazo, que no me acuesto a jugar contigo, que no hablamos de mil cosas, pero  estás presente en cada paso que doy, en cada respiro. Te amo, madre. Feliz día”.

“Gracias por ser mi maestra”

María Jesús Urdaneta, de 36 años, quien vive en Miami, en Estados Unidos, califica a su progenitora, Neida Bravo de Urdaneta, de 67 años, residente del conjunto residencial La Muchachera, en Maracaibo, de “un ser maravilloso, lleno de luz y con un gran corazón. No tiene límites, todo lo da. Su corazón siempre va más allá con el prójimo. Es especial, se da a querer rápidamente, es servicial, alegre, cariñosa, atenta, amable.  Entregada a su ocho hijos. Nos enseñó valores y principios, nos llevó por el camino del bien, nos dio ejemplo y nos llenó el corazón de amor. Somos hermanos unidos, gracias a la crianza que nos dio”.

Revela que “es duro no tenerla a mi lado, no poderla abrazar y sentirla”. Agrega: “Te amo. Te doy la gracias por tu dedicación, constancia, por cuidarme, por ser mi amiga, mi confidente, mi maestra. Gracias a ti soy quien soy. Feliz día, madre bella”. 

“Sin ti estaría perdido”

“Mami, sé que muchas veces te pones triste porque estoy lejos. Entiendo la impotencia que has sentido. Pero, créeme que tus mensajes todos los días me dan fuerza. Tranquila, que más pronto que tarde nos abrazaremos mucho otra vez. Te amo infinito”, le escribió Jonly Paz, desde Santiago de Chile, a  Lizgrey Carolina Huerta, de 43 años, habitante de la urbanización Los Altos 2, en Maracaibo, quien lo trajo al mundo hace 22. 

La describe como alguien cuya “alma nunca envejece. A ella le encanta salir, compartir, estar con amigos y familiares. Siempre ha sido muy alegre y emocional. Adora a los perros y le encanta el vallenato. La admiro tanto. Realmente, es una persona muy fuerte”. “Eres mi todo. Todo lo que soy,  lo que hago y por lo que lucho día a día en este país, todo, lo hago por ti. Sin ti estaría perdido”, resalta.

“Eres mi mejor inspiración”

“Mi madre es una gran mujer luchadora que, a pesar de las tantas adversidades, ha sabido afrontar la vida con mucha entereza, firmeza y valentía. Ella me enseñó a levantarme cuando caigo, a disfrutar de los buenos momentos y a sobrellevar los malos, que la paciencia es una virtud, que de los errores se aprende y que con amor todo es más fácil”. Así describe Jorge Luis Hernández, de 31 años, desde Santiago de Chile, a su mamá Nola Elisa Herrera,  de 63 años, quien reside en el sector 1 de mayo, de Maracaibo.

“Mi amor hacia ella es inmenso, y estoy totalmente seguro que nunca morirá,  siempre estará vivo, intacto, inquebrantable, porque representa la bendición más grande que Dios me ha dado, la que me inspira y motiva a seguir luchando desde la distancia”, prosigue. 

“Aunque estoy lejos no te olvido y siempre te tengo presente. Aunque no te lo pueda decir de frente,  sabes que te amo y eres mi mejor inspiración. Gracias por tanto. Te amo.  Feliz día, mamá”. Es el mensaje que el comunicador social le envía a su progenitora por la efemérides.

“Extraño tu comida, tu risa, tus regaños, despertarme”

“Feliz día, mamá, extraño tu comida, tu risa, tus regaños, despertarme y verte ahí, con tu taza de café por la mañana. Nunca me había imaginado pasar tanto tiempo sin mirarte. Te amo. Sé que pronto nos volveremos a encontrar. Te extraño”, fue el mensaje que le envió Tulio Corona, de 21 años, desde Santiago de Chile, a Verónica Moreno, de 50 años, residente de  Villa San Isidro, en Maracaibo.

“Ella es una gran persona, noble, honesta y siempre dispuesta a ayudar. La admiro tanto. Es muy fuerte. Es un ejemplo”.

“Siempre serás mi guía”

“La mejor, admirable, ejemplar, justa, protectora y amorosa”, Así  describe Jéssica Cerrudo,  a  quien le dio la vida hace 29 años: Ramona Isea de Cerrudo, de 60 años, de  Cuatricentenario.

“Gracias por la vida, la fuerza y el coraje para educarme, por hacer de mi una buena ciudadana,  por estar en cada momento importante, y darme palabras de aliento en cada adversidad y tristeza... Siempre serás mi guía, mi pilar y mi fortaleza”.

 “Mis abrazos y cariños siempre estarán contigo, a pesar de la distancia... te amo inmensamente, Ma”, escribió desde Santiago de Chile.

“Es mi mejor medicina”

Para Misyeris Urdaneta Parrish, quien vive en Houston, Estados  Unidos, su progenitora, Mireya de Urdaneta, de 71 años, residente del sector Ayacucho, “es la persona más feliz amorosa y generosa que conozco”. Afirma que para ella, “es mi mejor medicina, mi mejor amiga, mi apoyo incondicional y el mejor ejemplo de amor y entrega para todos”.

Por su día, le envió un mensaje: “Mami, todos los días le doy gracias a Dios por haberme permitido nacer de ti. Quiero que sepas que te amo y anhelo vivir cerca de ti”.

“Un fuerte abrazo. Todo mi amor y el de tu nieto”

“Mi madre es una mujer valiente, alegre, amorosa y entregada”, es la descripción que hace  Andrés Ortiz, de 24 años, de su progenitora, Suhail Rojas, de 42 años, quien vive en San Isidro. “Es una persona muy especial y fundamental en mi vida”, asegura.

“Agradezco a Dios porque te escogió como la madre que yo necesitaba en mi vida, por todo lo que has hecho por mí y porque a pesar de lo joven que eras cuando me tuviste, supiste sacarme adelante y formarme en buenos valores. Desde la distancia un fuerte abrazo, todo mi amor y el de tu nieto”, le envió como mensaje de felicitaciones por su día desde Santiago de Chile.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
1Comentarios

1

Pedro Reyes 12/05/2019 01:37 PM

Son Fantásticos!...


AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS