Publicidad

Actualizado hace 357 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
03:00 PM / 23/05/2019
La nota verde: Nuevas emisiones de gas destructor de la capa de ozono provienen de China
Agencias
Agencias

Un misterioso aumento de las emisiones de gases destructores de la capa de ozono fueron registradas hace unos años y finalmente se encontró el lugar de donde proceden: el noreste de China; así lo reseñó la revista Nature en su sitio web.

El descubrimiento fue realizado por investigadores liderados por la Universidad de Bristol y representa la finalización de años de investigación que surgió a raíz de la lenta e inesperada disminución del CFC-11 en la atmósfera.

En 2012, la presencia de este gas bajaba a un 0,8% por año pero se redujo a la mitad en 2013, lo que apuntaba un aumento del contaminante.

En 2018, un grupo de científicos alertaron sobre nuevas emisiones de este gas que al parecer venían del este de Asia según evidenciaban muestras de aire tomadas en estaciones de Hawái. 

Un reciente análisis con muestras recolectadas de Corea del Sur y Japón develó que al menos 7.000 toneladas de CFC-11 al año, más de la mitad de las nuevas emisiones, provenían de Shandong y Hebei, dos provincias chinas. 

"Es bastante inequívoco" señaló Matthew Rigby, un químico atmosférico de la Universidad de Bristol y principal autor del estudio.

Se utilizaron al menos cuatro grupos de modelos independientes para observar y estudiar patrones de circulación atmosférica que permitieran indagar dónde se originaba el CFC-11 que develaron las pruebas de Corea del Sur y Japón. Todos los equipos arrojaron lo mismo.

El triclorofluorometano o CFC-11 fue desarrollado para utilizarse como espumas aislantes en spray para refrigeradores y edificios. En 2010, se prohibió su producción amparado por el Protocolo de Montreal de 1987, un acuerdo al que se llegó para proteger la capa de ozono.

El CFC-11 es sumamente perjudicial para esta capa protectora, culpable del agujero que esta tiene en la estratosfera sobre el hemisferio sur. Foto del agujero en la capa de ozono sobre la Antártida en 2018.

 

Aún desconocen cómo se está usando este gas en China y de dónde provienen las 4.000 toneladas de emisiones estimadas restantes.

En reuniones bajo el Protocolo de Montreal, funcionarios chinos revelaron que habían identificado zonas de producción de CFC-11 y se tomó acciones contra los responsables.

Investigadores creen que fábricas en el noreste de China iniciaron la producción de un aislante de espuma con CFC-11. De acuerdo a este medio, eso indicaría que el problema de las emisiones podría ser mayor de lo que se estima puesto que la mayor parte de clorofluorocarbonos (CFC) está atrapado en la espuma y se filtra con el pasar de los días.

"Lo que realmente detectamos en la atmósfera es solo una pequeña fracción de lo que se produce", destacó Stephen Montzka, químico y coautor de la investigación.

El hallazgo se publicó este 22 de mayo en la revista Nature.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS