Publicidad

Actualizado hace 24 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
06:10 AM / 07/09/2016
Fray Javier, un capuchino que ama la fotografía
Jorge Zerpa
@frayjaviergarza

El fray Javier Garza es un hombre descubrió su vocación para propagar el Evangelio y servir al prójimo, pero además de las labores comunes que realiza como todo hermano franciscano, también lo hace de una manera muy peculiar. Él lo realiza mediante la pasión que descubrió durante su formación como capuchino: la fotografía. El próximo 10 de septiembre realizará su primera exposición fotográfica titulada ‘Identidad y Pertenencia’. PANORAMA conversó con él acerca de su faceta religiosa, franciscana, así como su inclinación hacia la fotografía, por lo cual expresa el mundo que le rodea.

Sus conocidos lo llaman cariñosamente el fraile fotógrafo, esto le agrada. “Soy Fray Javier; soy religioso y franciscano. Dentro de mi proceso de formación, fui descubriendo en la fotografía una manera de plasmar lo que siento, para la gente que me conoce y para mi familia, soy Fray Javier; Franciscano Capuchino”, así se describe con firmeza este religioso de 30 años, nacido en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, en México.

Como dice en la Biblia: “El Señor obra de maneras misteriosas”, y así ocurrió, así se cumplió con Javier. Sin pensarlo y sin una familia con raíces profundas en el catolicismo, la voluntad de Dios se encargó de colocarlo en el sitio que debe estar. “Si tú me preguntas como surgió mi vocación, yo te respondo que la vocación será siempre un misterio de Dios que, hay que develar con paciencia. Jamás hubiese pensado que el señor me llamaría para el sacerdocio, estaba estudiando Administración de Empresas, por ejemplo ni siquiera había realizado mi Primera Comunión, y no participaba en la vida de la iglesia. Por invitación, asistí a un encuentro con los franciscanos, luego de ello, nada fue igual. De repente, llegó a mi corazón un ¿Por qué no? Sentí mucho miedo, mi familia estuvo en desacuerdo por mi decisión, pero seguí adelante”, comentó Garza, con orgullo.

Con alegría en su corazón, el 1 de septiembre de 2008 ingresó a la Orden de Frailes Menores Capuchinos. Para este episodio de su vida recuerda “la frase que dijo S.S. Benedicto XVI ‘No tengan miedo. Dios nada quita y lo da todo’, y así mismo es, Dios me sigue sorprendiendo, sosteniendo, y me invita igual que a todos, a descubrir nuevos océanos”.

De esta manera sucedió, Dios lo sorprendió y lo invitó a descubrir su lado artístico e inquietudes. En el proceso de su formación espiritual se encontró con el arte de inmortalizar rostros y momentos en su vida. “En mi tercer año de formación religiosa, la fraternidad contaba con una pequeña cámara, la tomé y registraba situaciones y eventos. El interés fue creciendo cuando descubrí que dentro de la fotografía podía plasmar mis ideas y comunicarlas a todo el mundo”.

Javier se sintió tan motivado con el resultado de sus imágenes que buscó información en las revistas y tutoriales, además de la práctica diaria. Con el pasar del tiempo se dedicó a publicar todo cuanto aquello se encontraba en su mundo cotidiano a través de sus redes sociales en Facebook, Twitter e Instagram, bajo el usuario @javierofmcap. Más de 4.500 seguidores están pendientes de sus fabulosas imágenes.

De Venezuela desearía fotografiar el Parque Nacional Médanos de Coro. “Me parece impresionante lo vasto de su extensión. Es una obra que Dios ha obsequiado a los venezolanos para su deleite, y que de lo cual deben sentirse orgullosos”, destacó Garza.

Este joven con entusiasmo y energía despierta cada día con la premisa de predicar la palabra de Dios. Sumado a sus tareas diarias, están sus aspiraciones, planes y proyectos que le quitan el sueño, “pero uno es el que me mueve a realizarlos, y es el poder transmitir el mensaje del Evangelio al mundo. El Evangelio siempre es nuevo y joven, para la generación actual y la futura. Las redes sociales, no son un medio sino un ‘continente’, un ‘espacio’ donde la sociedad también se involucra, participa y se encuentra, ahí precisamente tiene que llegar también el mensaje de la palabra de Dios”.

El próximo 10 de septiembre tendrá la dicha de mostrar su trabajo en una exposición fotográfica titulada ‘Identidad y Pertenencia’. Para Javier, los conceptos de identidad y pertenencia están íntimamente relacionados y, para justificarse recuerda una anécdota en que “El Ministro General, Fray Mauro, entregó una carta a los franciscanos orientándolos acerca de dónde venimos y hacia dónde vamos en nuestras vidas. También, el Papa Francisco dijo que no había identidad sin pertenencia, pues eso me inspiró a titular la exposición de esa forma. Allí explico quien es Javier y a donde va”. La muestra cuenta con fotografías acerca de su vida como franciscano con variados detalles del hábito, cíngulo, reflejos en el agua y el proceso vocacional dentro de la orden. “La identidad sin la conciencia de pertenecer se mantiene abstracta, lo mismo pasa con la pertenencia sin una identidad, pues corre el riesgo de quedar vacía y sin orientación. Yo estoy en ese proceso porque me siento parte e identificado con el carisma capuchino y mi ser cristiano”

Actualmente, Javier está estudiando segundo año en Teología, en la ciudad de Benito Juárez. “No hay identidad, ni pertenencia más grande del ser humano que el amor. El amor es lo que mueve al mundo y es inherente a la humanidad. Además, quiero dar a demostrar que en el siglo XXI, la gente puede vivir en el carisma franciscano, pues no es el siglo XV, las formas cambian”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS