Publicidad

Actualizado hace 346 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
05:58 PM / 24/05/2019
Fotos y videos: Mariachis recuerdan al “Charro de México” en el Centenario de su nacimiento
Julio Gutiérrez

“Yo me crié con las canciones de Antonio Aguilar que escuchaba mi mamá en un cassette. Con ellas me quedaba dormido. Me fui formando con su música. Es uno de mis artistas favoritos”, recuerda el mariachi marabino Leonardo Rangel, de 42 años.

“Por el amor a mi madre” es el tema favorito del llamado “Charro de México” para el educador musical. “Es un tema emblemático del Día de las Madres, junto con ‘Amor Eterno’ de Juan Gabriel”, asegura el director, cantante y ejecutante de la vihuela y de la guitarra del Mariachi Serenata Mexicana. (@mariachiserenata.mexicana)

Sin embargo, Rangel, quien se inició como mariachi a los 26 años, revela que le gustan casi todas las canciones del cantante mexicano cuyo primer Centenario de su nacimiento fue el pasado 17 de mayo, aunque en su natal estado de Zacatecas lo celebrarán hasta el próximo 19 de junio, cuando se conmemorarán 12 años de su fallecimiento, a los 88 años, en la capital azteca.

Menciona “Ni por mil puñados de oro”, “Adiós madre querida”, “El hijo ingrato”, “El hijo desobediente”, “El perro negro”, “El huérfano”, “El corrido de Lucio Vásquez” y “Juan Charrasqueado”.

“Me sacaron del Tenampa” es la canción de Antonio Aguilar que más le gusta a otro mariachi zuliano:  Belarmino Roger, de 33 años, director y trompetista del Mariachi Rogers. (@mariachirogers)

Asegura que el “Charro de México” fue su inspiración desde niño. “En la escuela, cuando tenía 12 años, mi profesor de música me enseñó ‘Ni por mil puñados de oro’ y la cantaba con mi mamá. Después, a los 15 años comencé a ser mariachi”, recuerda.

“No sabía quién cantaba la canción. Después fue que supe que se trataba de un gran cantante y que su música es espectacular, muy pegajosa. Es uno de los mejores intérpretes de la música mexicana de todos los tiempos”, afirma. Rogers canta, pero solo como integrante del coro.

Especifica que las canciones más pedidas de Antonio Aguilar por el público marabino a su mariachi son “Ni por mil puñados de oro”, “Me sacaron del Tenampa” y “Por el amor de mi madre”. “Entre las canciones viejitas son las que más piden”. Al igual que Rangel puntualiza que esta última es la más solicitada en la celebración del segundo domingo de mayo.

Uno de los solistas del Mariachi Rogers es Leo Maestre, de 51 años, bautizado a sus 18 años con el nombre artístico de Leo Aguilar (@leoaguilar34), “porque era uno de los cantantes mexicanos que más sonaba y yo interpretaba muchas de sus canciones”. También toca la vihuela.

Rememora que desde los 9 años comenzó a cantar música ranchera, de la mano de Beto Parra y el Mariachi Occidental, llegando a presentarse con el mexicano Pedrito Fernández en un concierto en la Plaza de Toros de Maracaibo.

“Antonio Aguilar significa para mí un maestro y un tutor del género corrido y ranchero, que tanto gusta en las ferias venezolanas.  Cuando viajo a las zonas ganaderas la gente me pide sus canciones, porque gustan mucho las rancheras de antes, así como las de Pedro Infante, Javier Solís y otros”.

Su preferida es “Me sacaron del Tenampa”, una de las que más interpreta junto a “Por mil puñados de oro” y “Por el amor a mi madre”, esta última sobre todo en las fiestas en honor a las madres. También le piden “El ausente”.

“Aguilar” cuenta cómo conoció, cuando tenía 22 años, y vivía en Caracas, a Aguilar en una fiesta privada. “Pude verlo de cerca, aunque cantó una sola canción. Pero, no pude compartir con él y menos cantar juntos una canción, cómo quería, porque yo estaba allí solo como invitado”.

Aunque no canta, el trompetista mexicano Sergio Morales, quien suma más de dos décadas años viviendo en Maracaibo, de los 34 que tiene en el país, cuenta cómo lo motivó su paisano Antonio Aguilar en su pasión por la música de su país.

“Me influyó a ser mariachi porque mi padre llegó a trabajar con él y a los ocho años toqué por primera vez la trompeta, cuando utilizábamos discos de acetato para escuchar y aprendernos sus canciones”, rememora Morales.

Nació en Ciudad México e integra el Mariachi Serenata Mexicana. En los años 90 fue director del Mariachi Tequila, “en el que la mitad de los músicos éramos mexicanos, con músicos profesionales que trabajaron con Juan Gabriel y Rocío Durcal”.

“Ahora solo soy trompetista en Maracaibo y en algunos lugares de Colombia, y canto, como coro, porque como solista lo hago solo cuando piden alguna canción y ninguno del mariachi se la sabe”, revela.

Su tema favorito es “Caballo prieto azabache”, porque “mi familia es de Jalisco y siempre hemos estados relacionados con los caballos”. También le gustan “Qué chulos ojos” y “El caballo prieto afamado”, “sobre todo los corridos, por las historias de personajes y animales”.

Más de 160 álbumes con ventas de más de 25 millones de copias en el mundo y la actuación en más de 167 películas, además de ser el único hispano en llenar el Madison Square Garden, de Nueva York, en seis noches consecutivas con su espectáculo ecuestre, forman parte del gran legado de Antonio Aguilar, leyenda de la música popular y del cine mexicano, quien nació hace 100 años.

El 17 de mayo de 1919, en la población de Villanueva, del estado de Zacatecas, en el centronorte de México, vino al mundo José Pascual Antonio Aguilar Márquez Barraza, quien en la década de los años 50 se convirtió en cantante y actor, llegando a ser después guionista y productor.

De su madre, quien cantaba en la iglesia, le nació su vocación de intérprete, que comenzó a desarrollar en Hollywood, a donde se fue a estudiar canto. Tras cantar boleros, en Puerto Rico se decidió por el traje de charro dado que su voz se adecuaba al género ranchero, a sugerencia del músico y compositor Rafael Hernández Marín, El jibarito.

Fue así como en julio de 1950 cantó en XEW-AM, también conocida por su nombre comercial W Radio, despuntado como estrella, incursionando después en el cine, donde también triunfó, siendo conocido también como Tony Aguilar, durante más de cinco décadas.

También realizó múltiples presentaciones por el mundo de su espectáculo ecuestre, acompañado de su segunda esposa, la actriz y cantante Flor Silvestre, y de sus dos hijos Antonio y José Antonio, conocido como Pepe Aguilar, quienes siguieron los pasos de su padre en la música, el cine y la pasión por los caballos.

El Centenario de su nacimiento se celebra con una lista de reproducción hecha por miembros de su familia que consta de sus 100 principales temas musicales, entre ellas las que forman parte de su gran repertorio filmográfico, además del homenaje que le rinde su natal Zacatecas con una variada agenda de actividades culturales.

 “Yo creo que el legado de don Antonio, más que económico, material, más que sus discos, sus películas, que definitivamente son un gran legado, pero más que eso, yo creo que su educación, su manera de pensar, su visión, su libertad, yo creo que ése es el mayor legado que nos pudo haber dejado, que me pudo haber dejado: el ser libre”, señaló Pepe Aguilar en un video de su Vlog 171.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
0Comentarios
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS