Publicidad

Actualizado hace 28 minutos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Experiencia Panorama
08:00 AM / 05/08/2016
Alan Highton es de Barbados y tiene más de 20 años guiando a turistas al relámpago del Catatumbo
Daniela Bracho
Alan Highton / Nataly Highton
Alan Highton / Nataly Highton

Son 250 relámpagos por kilómetro cuadrado al año los que convierten el Sur del Lago de Maracaibo en la región con más descargas eléctricas del mundo. Para los que habitan en los pueblos de agua Ologá y Congo Mirador, este espectáculo, día tras día, podría hacerse rutinario, habitual. Para Alan Highton, proveniente de Barbados, es todo lo contrario.  Más de 20 años han pasado desde que comenzó a guiar turistas hacia el relámpago el Catatumbo y él, cada noche, se deja sorprender por los rayos, justo como la primera vez.

Alan descansaba a orillas de una playa una tarde de 1981, luego de surfear en su isla natal, ubicada a 1.348 kilómetros de Maracaibo. Observaba una pareja de venezolanos que estaba discutiendo. “El hombre le dijo a la muchacha ‘si no quieres estar conmigo, vete con aquel que está sentado allá’ y me señaló a mí (…) Ella tenía 17 años y yo 18. Son jugadas del destino, lo que me ha traído hasta acá es enorme, todo lo que estamos haciendo ahora por el relámpago, luchando por este bello país y todo esto vino de ese encuentro tan extraño”, contó a PANORAMA desde Mérida, donde reside actualmente.

La primera vez que vio el relámpago del Catatumbo, no supo la magnitud de lo que observaba ni lo que desencadenaría ese hecho fortuito. Ordeñaba vacas todos los días en Zea, un pueblo merideño situado entre las montañas del Parque Nacional Juan Pablo Peñaloza y los ríos Escalante y Guaruríes. “Trabajaba desde las 5:00 de la madrugada arriba en la montaña, y como ese pueblo queda cerca de lo que es la cuenca del Lago de Maracaibo, se veían esos relámpagos allá abajo casi todos los días. Pero realmente nunca le hablé a nadie de eso porque no imaginaba que todo se debía a un fenómeno con nombre y todo”, recordó.

Alan Highton

El espíritu aventurero que lo acompaña desde pequeño y su amor por la naturaleza, lo llevó a explorar la zona, primero en solitario. Comenzó acercándose a la zona de Tucaní: “Fui a una selva que está al pie de monte de la cuenca del Lago de Maracaibo (…) Había un proceso de deforestación excesiva y siempre destruían los camino por los cuales transitaba, así que, preguntándole a la gente por caminos disponibles, un día un señor me dijo que, si quería ver un bosque bonito, fuera hasta Puerto Concha”.

Fue así como comenzó a explorar esta zona, acompañado de turistas dispuestos a la aventura. Pero la tercera vez que realizó esta travesía, un lanchero lo invitó a quedarse una noche en el pueblo para ver los relámpagos que aparecían por la noche. “De una vez un mapa para tratar de averiguar dónde estaba exactamente el relámpago, siempre con esa visión de abrirlo como destino turístico. Todo fue una gran aventura de descubrimiento (…) Y me dije wow, ese es el relámpago que veía desde la finca, el relámpago del Catatumbo”,  confesó Alan desde su casa en Mérida, geográficamente más cerca de epicentro del Relámpago del Catatumbo que Maracaibo, por lo que los habitantes del Sur del Lago tienen más conexión con Los Andes que con Zulia.

Contemplar el relámpago siempre es una celebración. Noche tras noche, se hace necesario despertar y asomarse a la ventana para disfrutar unos segundos de la tormenta. No existe rutina que acabe con el asombro de este guía barbadense: “El día que el guía se canse del lugar al cual lleva a los turistas, no debería regresar, no debería llevar más gente. Uno como guía no ve el mundo donde va con sus propios ojos, uno lo tiene que ver a través de los ojos del visitante, y a través de su ojo todo es fascinante, maravilloso, cada viaje es siempre como la primera vez. Si el guía logra sentir eso, lo que siente el visitante, no se cansará jamás”.

Todos los habintantes de Ologá y Congo Mirador, tienen a su disposición un entorno tropical único, una belleza capaz de dejar sin aire a cualquiera y sensibilizarlo respecto a la naturaleza. También es cierto que la lejanía puede ser desoladora, sobre todo en cuanto a atención médica, servicios y alimentos se refiere.

Lo que más ha marcado a Alan durante las cientos de viajes que ha realizado hasta estos lugares es la ayuda que él ha podido brindar a sus habitantes, “durante más de 10 años ayudamos a la comunidad suministrándoles hortalizas. También queremos llevar médicos, en cualquier momento los llevaremos en modo turistas, para que conozcan la zona y también que atiendan a los habitantes de la zona y, si es posible, darles algunos medicamentos básicos (…) Es valiosa la oportunidad de atender a esas personas, buscarle solución a sus problemas”.

La sedimentación es la mayor amenaza de esta zona, que poco a poco pone a estos poblados en riesgo de desaparecer. “La cuarta parte del Congo Mirador ya se ha ido por el problema de la sedimentación”, asomó el guía ecoturístico que posee un palafito en ese pueblo y conoce de primera mano las penurias que se sufren en el lugar.

Sostuvo que el gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas, se ha reunido con la comunidad “y se comprometió a resolver la situación. Lo que quiero hacer es que todos los medios lo publiquen  la mayor cantidad de veces (…) El Congo Mirador es prioritario, el Congo se acaba, si se sigue sedimentando en un año no habrá pueblo. Quiero ser vocero de sus problemas, yo estoy en mi casa en Mérida y tengo teléfono, tengo internet, tengo cualquier  cantidad medios que ellos no tienen allá”.

A pesar de esto, el relámpago del Catatumbo sigue cautivando con su esplendor a todo quien lo observa… aunque en ocasiones se ‘esconda’ en las sombras de la noche. Una turista caraqueña pudo presenciar ese espectáculo de rayos en su tercer viaje a Congo Mirador. Highton relató que en el primer viaje “se quedó dos noches, un septiembre, que es muy buena época para las tormentas. No vio absolutamente nada, no se vio ni una chispa. Luego le ofrecí un viaje gratuito, y vino solo por una noche con un grupo en agosto del año siguiente. El relámpago le volvió a fallar. Fue algo increíble, entre los lancheros se convirtió en una leyenda, ‘la señora que apaga el relámpago’. En julio del año que siguió, la convencí de venir nuevamente por dos noches. La primera noche no lo vio pero la segunda se observó el relámpago maravilloso, espléndido”.

Visualizar el relámpago del Catatumbo suele ser la principal motivación de los viajeros al momento de planificar la aventura hasta el Sur del Lago. Pero la exuberancia de los paisajes durante el trayecto de ida los obliga a hacer silencio y observar. “Es un lugar mágico. Allá tienes una selva enorme (…) Atravesamos el lago más grande de Latinoamérica, hay cualquier cantidad de aves. Los atardeceres, los amaneceres, la forma de las nubes, el color del cielo, los arcoíris. Ahí hay un dinamismo meteorológico que va mucho más allá del relámpago, es muy hermoso todo eso. El turista  siempre se sorprende de la cantidad de maravillas aparte del relámpago”, soltó Alan. Por las mañanas y al caer el sol,  también pueden verse delfines o toninas jugueteando en manadas, todo un espectáculo digno de admiración.

“Yo no me iré de Venezuela”, afirmó tajante al hablar sobre las razones por las cuales permanece en el país, cuando hay muchos venezolanos buscando oportunidades de estudio y trabajo en el exterior. “Aún cuando tengo techo en Barbados, tengo trabajo seguro, no dejaré esta tierra hermosa, es la tierra con mayor diversidad en el mundo y no lo digo yo, lo dicen cientos de estudios sobre el tema, con miles de kilómetros de costas, islas, montañas, selva (…) Ese ha sido un poco mi trabajo, mostrarlos a los venezolanos su tierra, que la aprecien (…) En los últimos años la mayor parte de los turistas que he llevado al relámpago son venezolanos. En este país hay cosas únicas en el mundo, el Salto Ángel, Canaima, el Roraima. Hace falta gente que trabaje por este país, yo me quedo en este país y algún día regresarán los que se han ido”.

¿Te gustó la nota?
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
Publicidad
AVANCES
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
TOP 5 DE NOTICIAS
MAS NOTAS DEExperiencia Panorama
Ver más