Viña del Mar cierra este viernes 28-F imbuido en la crisis social de Chile

El evento estuvo marcado por protestas violentas, reivindicaciones sociales y consignas contra el Gobierno de Piñera.

Por:  AFP

Protestas violentas y reivindicaciones sociales, Ricky Martin y Mon Laferte mostrando su cara más militante y el público coreando consignas en contra del gobierno de Sebastián Piñera: el Festival de Viña del Mar cierra este viernes 28-F como un espejo de la crisis que vive Chile.

Con 61 años de existencia y convertido en el evento de música popular más importante de América Latina, la edición 2020 de este tradicional festival será recordada por la tensión que lo rodeó durante sus seis días y las consignas políticas escuchadas, en su mayoría, en apoyo a la revuelta social que estalló en Chile el 18 de octubre.  

En esta sexta y última noche, se espera siga la misma tónica, con protestas en las calles en este balneario de la costa central cercano a Santiago y lemas contra Piñera desde las galerías, que en esta jornada estarán copadas de mucha gente joven expectante por ver al reguetonero puertorriqueño Ozuna.

"Viernes, este es el último día de festival y van a querer hacer, o algunos quieren hacer, incendiar la Quinta Vergara", dijo el presidente Piñera a la prensa en Santiago.

Primero en contra del alza en la tarifa del metro de Santiago, las manifestaciones rápidamente derivaron en un generalizado reclamo a favor de profundas reformas sociales en el país, que era considerado uno de los más estables de América Latina. 

- Violentas manifestaciones -

Horas antes de la inauguración del festival --el domingo pasado-- estallaron violentas protestas en los alrededores de la Quinta Vergara, el anfiteatro al aire libre que acoge al certamen, por parte de grupos radicales que buscaban impedir la realización de este evento, en apoyo a las protestas sociales.

Encapuchados atacaron el tradicional hotel O'Higgins, que alojaba parte de la prensa y algunos miembros del equipo de producción del festival. Pasajeros y trabajadores debieron ser evacuados por seguridad, mientras que ocho vehículos estacionados fuera, quedaron totalmente quemados.

La policía reportó 23 agentes heridos y cerca de una decena de detenidos.

En medio de las protestas, el automóvil que trasladaba hasta el festival al cantante puertorriqueño Ricky Martín fue apedreado por los manifestantes, según contó Jorge Ramírez, productor de la visita del cantante a Chile.

"Lo que pasó puede graficarse como si hubiera sido una emboscada en la época más violenta del narcotráfico colombiano", dijo Ramírez al diario El Mercurio.

- Artistas en protesta –

Sobre el escenario, todavía con la tensión en el ambiente, Martin reiteró sin embargo su apoyo a las manifestaciones chilenas. "Exijan lo básico, los derechos humanos, es básico, no pedimos nada. Yo estoy contigo, Chile, nunca callados, siempre con amor y con paz", soltó el cantante, que abrió la noche inaugural.

El lunes 24 fue el turno de Mon Laferte, una de las artistas chilenas que más ha apoyado las protestas, y quien en una entrevista había deslizado que policías estaban detrás de los saqueos y ataques incendiarios al metro de Santiago. Por estas declaraciones, fue denunciada ante la justicia.

"Me querían citar a declarar por un delito, pensé que era una broma y hasta hace un momento estaba con mucho miedo. ¿Puede ser un delito expresar una opinión?", agregó. En ese momento, el público se unió para gritarle "¡No estás sola!".

"No permitamos que el país caiga en manos de unos pocos", dijo, por su parte, la mexicana Ana Gabriel,  la tercera noche de festival, en un mensaje político interpretado como un rechazo a las manifestaciones.

También actuaron el cantante español Pablo Alborán, el argentino Luciano Pereyra y la banda Maroon 5.

- Humor político -

En las graderías de la Quinta Vergara abundaron las pancartas y los gritos en apoyo al movimiento social, que considera hasta ahora insuficientes las reformas impulsadas por Piñera, aludido también en las rutinas de humor que se presentaron.

El imitador chileno Stefan Kramer realizó el domingo una rutina que incluyó una ácida imitación al mandatario y un recorrido por los principales hitos del estallido social. 

En una de las partes más polémicas de su show, Kramer hizo una mención a la llamada "primera línea", encapuchados que se enfrentan en Santiago en las protestas con la policía, lo que le valió fuertes críticas, al afirmarse que estaba avalando la violencia.

Más Noticias