Videos/ Astolfo Romero, 20 años del vuelo del ave cantora

A "El Parroquiano" lo describen como uno de los cantantes y compositores más polifacéticos de la gaita. Entre sus temas se recuerdan En casa se larga el forro, Sabor añejo,  La florecita, El marciano, El saltamontes, Bahía de Cata, Guarapachando, Dos corazones, Ay, corazón y Amor chiquinquireño.

Por:  ÍLL

En casa se venden tetas / y mondongos especiales / periódicos, terminales / ganadores y dupletas / también se pone ampolletas / y la costura no falla / y mamá te echa las cartas / si le compráis la gaceta. (Gaita: En casa se larga el forro)

Pasadas más de dos décadas, pudiera decirse que no hay gaita, que junto a la Grey zuliana y Maracaibo marginada, tenga más vigencia que En casa se larga el forro, de Heriberto Molina (letra) y Astolfo Romero (música) . En esa composición de 1997, que se llevó los honores en premiación ese año, esta dupla de pesos pesado supo resumir y reflejar, con humor y sencillez, una realidad que se mantiene hasta nuestros días.

Dos años pudo gozar Astolfo Romero de la aceptación de ese tema, grabado con el conjunto La Parranda Gaitera.

Astolfo, el hijo de Cira Elena, el famoso vecino de la calle Jugo... “El Parroquiano” más ‘universal’ del Zulia falleció la noche del sábado 20 de mayo de 2000, a la salida de su centro de poder, un estudio de grabación.

Tenía 50 años y un paro cardiaco le apagó la vida y le arrebató a la gaita uno de sus hijos más queridos, a un versátil compositor.

Astolfo, para este estado, es sinónimo de zulianidad, autenticidad, de artista integral y personaje chiquinquireño.

Hace 20 años murió Astolfo y como huella imborrable para el género pascuero dejó el tema Ave cantora, que escribió para que lo interpretara su amigo y compadre Betulio (o Belutio como él lo llamaba) Medina.

En mi barrio El Empedrao / parroquia Santa Lucía /había una barbería /que era muy populachera / te lavaban en ponchera / la silla se reclinaba / y Luis 'El Perro' pelaba / al son de una periquera (Gaita El Barbero)

Astolfo nació en la calle Jugo, el 8 de febrero de 1950. El gusto por la gaita lo demostró desde niño. A los 9 años ya tocaba el cuatro y dedicaba gaitas a su madre, Cira Elena. Le cantó a sus tíos, hijos y a la abuela, Mamá Carmen, a quien invitaba a apurarse para ir de compras en aquel Mercado de Los Buchones.

Las piraguas ya llegaron / desde el distrito Colón / trayendo hasta el malecón / mercancías que encargaron / otros que vienen de caza / traen directo al mercado / los conejos y venados/ palomitas y yaguazas....

La barriada empedraera le regaló los primeros aplausos en conjuntos que surgieron en las calles Soledad y Colón.

“Astolfo José Romero Chacín fue el primogénito de Rafael Romero y Cira Elena Chacín. Vivió con su abuela Mamá Carmen y su tía Laudelina , en la calle Soledad, ubicada entre la bomba Múnich y los Cepillaos de Jesús Ríos. En esa casa aprendió a colaborar con el negocio familiar de venta de empanadas y mandocas: en las madrugadas solía acompañar a su tía a comprar el maíz en la molienda de don José. Ese ritual lo retrató en su tema La Molienda, grabado por Maragaita, en la voz de Luis Germán Briceño (2000)”.

Así presenta a este gaitero el periodista y locutor León Magno Montiel, quien sobre ‘El Parroquiano’ ha dedicado varios trabajos en el portal Sabor Gaitero.

Recuerda que Astolfo debutó con la agrupación infantil Los Invasores (1962); en Mérida —a donde fue estudiar a los 14 años— fundó ‘Los Bomberos’ y ‘Los Canarios’ (1964); participó esporádicamente con el conjunto Los Tigres.

“En 1971 entró a la agrupación Santanita, con el que logra catapultarse al estrellato, lo que derivó a su contratación por los Cardenales del Éxito”.

Astolfo Romero demostró su talento también con la Universidad de la Gaita y Gaiteros de Pillopo. En 1992 fundó La Parranda Gaitera. Se destacó en Koquimba, Gran Coquivacoa, Los Colosales, Las Estrellas del 2000 y Maragaita.

"Astolfo fue un genio, componía parrandas, gaitas protestas, temas para echar broma, dejó boleros... pienso que es uno de los gaiteros más completos y quien más se le acerca a Ricardo Aguirre": Ricardo Cepeda

“Mi compadre Astolfo fue un gran amigo, un hombre humilde, afable, alegre, sencillo. Fue chistólogo, compositor, solista, repartió su talento en conjuntos como Santanita, Cardenales del Éxito, Universidad de la Gaita, Pillopo y Estrellas del 2000”, recordó Danelo Badell para PANORAMA.

Este solista, a quien llaman “El Cañón Viejo de la Gaita”, dice que aún extraña a Astolfo. "Compadre, que Dios te tenga en su santa gloria", pide y le envía la bendición.

Como compositor lo describió ante este medio Albis Reyes, creador de piezas pascueras. “Para mí, Astolfo fue el cantante y compositor mas polifacético de la gaita. Cantaba y componía todos los estilos... podía componer gaitas tradicionales, románticas, protestas, religiosas, parrandas, plegarias contradanzas y otros tantos estilos. Fue mi maestro en la composición y como gaitero me inculcó la disciplina y el respeto por el público. En términos generales, Astolfo Romero fue un grande entre los grandes de la gaita, un gaitero completo, arraigado a su tierra y un defensor a capa y espada de nuestro folclor, de nuestros modismos e idiosincrasia, un zuliano al 100%”.

Reyes con orgullo dice: “Tuve el honor de gaitear y compartir tarima con él en Gaiteros de Pillopo en 1983, 1984 y 1985. Repiqué en la tambora todos sus éxitos de esas temporada, como El mercado de Los Buchones, La taguara de Bartolo, La tienda de Tobías, El Barbero y otros tantos; luego toqué con él en el conjunto Las Estrellas del 2000".

Uno de sus ocho hijos, Kenny Alejandro, habló de Astolfo en su faceta familiar, más íntima, como papá.

“Como padre fue cariñoso, amoroso, atento, aunque estricto, de carácter fuerte. No aplicó nunca la violencia con nosotros. Yo lo respetaba, sabía cuándo estaba molesto... él solo decía Kenny Alejandro, y yo me paraba firme.

“Cuando iba a su casa, a jugar con Astolfo Daniel”, —continúa— “jugaba también con nosotros, nos enseñó a jugar metras y trompo... papá fue muy costumbrista, le gustó siempre resaltar lo autóctono, lo zuliano.

No habló de tú, siempre de vos... me enseñó que ese voseo era nuestro y que formaba parte de nuestra identidad. Fue muy buen amigo y cultivó amistades. Sus amigos, como nos decía a todos sus hijos, eran tíos nuestros... Tía Mora (Moraima Gutiérrez), Tío Catire (Humberto 'Mamaota' Rodríguez), Tío Heriberto (Heriberto Molina), Tío Cubi (Reinaldo Cubillán) y así muchos...

-Ese es tu tío, donde lo vea le pide la bendición”, nos decía.

Kenny Alejandro también lo describió como músico: “Papa fue un ser fuera de lo común, un maestro, amante y conocedor del folclor zuliano. Lo admiro aún más al escuchar sus temas y reconocer la facilidad que tenía para componer, de repente hacía un tema romántico, y lanzaba otro de protesta, o uno con sátira y otro de humor, pícaro. Fue versátil como compositor”.

Gaiteros le reconocen que manejó la picardía —como en los temas La comae y La bruja de Veritas— y en la gaita protesta era enérgico en el reclamo, pero sin faltar el respeto.

San Antonio en Sanidad / hoy ve las calamidades / que pasan los hospitales por tanta necesidad / y el ministro de Fomento tiene todo regulado / y aunque hay precios congelados hoy todo sigue en aumento. (Gaita El gabinete del diablo)

La versatilidad de “El Parroquiano” llegó a la radio (donde estuvo junto a Moraima Gutiérrez y ‘Mamaota’ Rodríguez conduciendo La gaita antañona), a la TV, donde demostró su facilidad como humorista en el programa A la jaiba. Más tarde participó en Entre gaitas y gaiteros, otro espacio televisivo.

La voz del tema Sabor añejo, compuesto por Astolfo, es de Ricardo Cepeda, “El Colosal de la Gaita”, como lo bautizaron. Sobre él ha dicho Cepeda: “Fuimos Astolfo, Renato Aguirre, y yo los tres alegres compadres. Astolfo fue un excelente compositor, gran amigo, gran compañero de gaitas... con él estuve en Cardenales (del Éxito) a inicios de los 70, luego en la Universidad de la Gaita y me acompañó cuando fundé Los Colosales ... Astolfo fue un genio, componía parrandas, gaitas protestas, temas para echar broma, dejó boleros... pienso que es uno de los gaiteros más completos y quien más se le acerca a Ricardo Aguirre”.

Cepeda, nostálgico, señaló a PANORAMA hace unos meses: “Lo recordamos con muchísimo cariño, su nombre es inmortal y lo seguimos admirando. Tuve la fortuna de grabarle Sabor añejo, gaita con la que ganamos todos los premios en 1975.

Los alegres albores /del diciembre sin igual / los venimos a evocar / como en tiempos anteriores / cuando los gaiteros viejos / parranderos de excelencia / los cantaban con esencia / gaitas de sabor añejo”.

La “Tía Mora” ha recordado innumerables veces cómo transcurrieron los últimos días de Astolfo Romero. “Él estaba muy sentimental. Habló mucho de su abuela, de sus hijos, de sus amores... El jueves anterior a su muerte, él se quedó dormido en la cabina. Lo desperté y me dijo: ' Tía Mora, tengo un sueño tan grande que yo quisiera dormir, dormir, dormir... yo pienso que Astolfo sabía que nos iba a dejar”.

Moraima Gutiérrez le ha reconocido la autenticidad con la que siempre se mostró “No le daba pena hablar de vos ni colocarle apodos a la gente”.

“La gaita fue su vida y pudiera decirse que murió cantando. Se dio a querer entre la gente y no es porque sea hijo mío, pero sé que no lo han olvidado y no lo van a olvidar fácilmente”, manifestaba Cira Elena, quien falleció en julio de 2011.

“Lloro al recordarlo, al ver que se fue tan joven, apenas tenía 50 años... Yo lo recuerdo a diario, siempre en nuestras conversaciones sale un dicho u ocurrencia de Astolfo. Fuimos amigos, compadres, compartimos en tarima y en momentos familiares, parrandas, tuvimos una amistad sólida”, ha comentado Daniel Méndez, solista que grabó para la historia otra gaita de Astolfo, Entre palos y alegrías.

En la memoria del zuliano igualmente están otros de sus temas como La florecita, El marciano, El saltamontes, Bahía de Cata, Guarapachando, Dos corazones, Ay, corazón y Amor chiquinquireño.

“Astolfo luchó por la gaita. No cantaba otra cosa que no fuera gaita pura y tradicional”, ha expresado el líder de Maracaibo 15, Betulio Medina.

Otro grande de la música, “El Volcán” Argenis Carruyo ha opinado: “Él hizo una hermosa gaita llamada El Paladín, dedicada a El Libertador. Me dijo que para escribirla había comprado 4 libros para conocer la vida de Bolívar. Era muy folclorista. No le gustaban la guitarra eléctrica, la tumbadora ni la batería. Con su musa y su cuatro, simulando pisadas de guitarra, compuso la guaracha Grato recuerdo, con la que gané varios premios”.

— "Belutio (Betulio Medina), ya sois todo un chiquinquireño, ahora sí te voy a componer una buena gaita".

Así nació Ave cantora, el tema que grabó antes de morir hace 20 años y que es otra de las que siguen coreando los zulianos... Astolfo es, también, eterna ave cantora.

Bendíceme, Sagrada /Virgen María Chinita mía/ Chiquinquirá, protégeme /por los caminos que ando/ y donde yo esté cantando / voy renovando mi fe / acompáñame /en mi corazón tú moras /y tu eterna ave cantora / humildemente seré. (Gaita: Ave cantora).

Más Noticias