Sean Connery quería que esparcieran sus cenizas en las Bahamas y Escocia

El popular actor escocés falleció el pasado 31 de octubre a los 90 años, en su casa de las Bahamas.

Por:  Agencias

La pintora Michaeline Rokbrune, viuda del actor Sean Connery, aseguró que el último deseo de su marido antes de fallecer fue que esparcieran sus cenizas en las Bahamas y en su Escocia natal, según lo reveló a The Scottish Mail, informan medios locales.

“Vamos a llevar a Sean de regreso a Escocia, era su último deseo”, explicó Rokbrune. “Quería que sus cenizas fueran esparcidas en las Bahamas y también en su tierra natal”, precisando que a su familia le gustaría cumplir con su última voluntad tan pronto como lo permitan las restricciones por el coronavirus.

“Un escocés global”

La mujer, que estuvo casada con Connery durante 45 años, detalló que quieren organizar una misa conmemorativa en su honor en Escocia e indicó que guardarán sus cenizas hasta que se pueda viajar.

Jackie Stewart, piloto de carreras y amigo cercano de Connery, declaró que “no había nadie más escocés que Sean”, algo que —subrayó— nunca cambió. “Escocia estaba en su corazón, en su hogar. Era sobre todo un escocés, pero un escocés global”, añadió.

Tras luchar los últimos años de su vida contra una demencia, Connery murió el pasado 31 de octubre a la edad de 90 años mientras dormía en su casa de Lyford Cay (Nueva Providencia, las Bahamas).

El legado de James Bond

Ganador de numerosos galardones, incluido un Óscar, dos premios Bafta y tres Globos de Oro, Connery alcanzó fama mundial en los años 60 metido en la piel del primer James Bond de la popular saga cinematográfica 007.

Durante su trayectoria artística, que se prolongó durante décadas, trabajó con directores tan insignes como Alfred Hitchcock en 'Marnie, la ladrona' (1964) y protagonizó grandes éxitos comerciales como 'El nombre de la rosa' (1986), 'Los intocables' (1987), 'Indiana Jones y la última cruzada' (1989), 'La casa Rusia' (1990), 'La caza del Octubre Rojo' (1990) o 'La Roca' (1996).

El actor era un ferviente partidario de la independencia de Escocia y tenía tatuada en un brazo la frase: Scotland Forever (Escocia por siempre, en inglés). La reina Isabel II incluso le otorgó en el 2000 el título de caballero a Connery, que era muy querido en Escocia y en todo Reino Unido.

Más Noticias