"Príncipe Enrique le rogó a su suegro que lo llamara antes de la boda"

Meghan está demandando a Associated Newspapers por violar su privacidad al publicar la carta que le envió a su padre,  para abordar la disputa entre ellos provocada por los eventos ocurridos en la víspera de la boda.

Por:  Reuters

El príncipe Enrique le pidió al padre de su esposa Meghan que lo llamara en los días previos a su decisión de no asistir a la fastuosa boda de la pareja hace dos años, mostraron el lunes documentos presentados ante el Tribunal Superior de Londres.

Meghan, la duquesa de Sussex, está demandando a Associated Newspapers, editora del tabloide Mail on Sunday, por violar su privacidad al publicar la carta que le envió a su padre, Thomas Markle, para abordar la disputa entre ellos provocada por los eventos ocurridos en la víspera de la boda.

En un documento presentado ante el Tribunal Superior antes de una audiencia el viernes, los abogados de Meghan dijeron que los tabloides, en especial el Mail, habían acosado y humillado a su padre, contribuido a la pelea entre ellos y que el Mail había citado mal la carta que le envió.

Los documentos incluían mensajes de texto del príncipe al padre de Meghan que daban una inusual mirada a la vida personal de los miembros de la realeza, que resguardan ferozmente su privacidad.

La divulgación de los papeles se da horas después de que Meghan y Enrique, el nieto de la reina Isabel, anunciaron que dejarán de trabajar con los cuatro principales tabloides británicos, a quienes acusan de una cobertura falsa e invasiva.

Thomas Markle eclipsó los momentos previos a la boda de su hija en el Castillo de Windsor en mayo de 2018, cuando decidió no asistir días antes, luego de someterse a una cirugía cardíaca y de conocerse que había realizado fotografías con un paparazzi.

Desde entonces, ha dado una serie de entrevistas con tabloides y emisoras británicas, diciendo que había sido ignorado por su hija.

Associated Newspapers emitió una defensa de 44 páginas de su historia y el uso de la carta en enero, donde dijo que amigos no identificados de Meghan habían dado su versión de los eventos en entrevistas con la revista estadounidense People y que Markle tenía derecho a ponerse de su lado.

Argumentó que, considerando el estatus real de Meghan, había un interés legítimo del público en sus relaciones personales y familiares.

En su respuesta, los abogados dijeron que Enrique y Meghan habían intentado contactar repetidamente a Thomas Markle antes de su boda y agregaron que el príncipe había advertido que los medios habían creado toda la situación.

“Tom, ¡Harry de nuevo! Realmente necesito hablarle. No necesita disculparse, entendemos las circunstancias, pero ‘hacerlo público’ solo empeorará la situación”, dijo Enrique en un mensaje de texto.

“Así que llámeme así puedo explicarle. Meg y yo no estamos enojados, solo necesitamos hablar con usted. Gracias. Ah, cualquier declaración a la prensa será contraproducente, confíe en mí Tom. Solo nosotros podemos ayudarle, como hemos tratado desde el primer día”, agregó.

Los abogados de Meghan dijeron que a pesar de sus pedidos, Thomas Markle de todos modos emitió un comunicado a través de la página web de celebridades TMZ, con sede en Los Ángeles.

Más Noticias