Murió Joel Schumacher, director de la muy criticada "Batman y Robin"

La película  fue atacada debido  a los pezones que  añadió al traje del héroe. Su mayor éxito cinematográfico fue  'Un día de furia' con Michael Douglas.

Por:  AFP / EFE

Joel Schumacher, el director de dos filmes de Batman y el filme de culto The Lost Boys, falleció por un cáncer a los 80 años, informó su publicista el lunes 22-J.

El cineasta, que comenzó su carrera como diseñador de vestuario antes de ascender a las altas esferas de los directores de Hollywood, murió en la ciudad de Nueva York, según un comunicado de la agencia ID-PR, que lo representaba, enviado a la AFP.

Schumacher "falleció tranquilamente de cáncer esta mañana después de un año de lucha. Será recordado con cariño por sus amigos y colaboradores", indicó la nota.

El director es más conocido por un gran público por las entregas de "Batman eternamente" (1995) y "Batman y Robin" (1997).

Schumacher tomó el relevo de la lucrativa franquicia de Tim Burton, y su primer trabajo protagonizado por Val Kilmer tuvo un buen rendimiento en taquilla.

Pero ambas películas fueron atacadas por muchos críticos y fanáticos, que se opusieron especialmente a los pezones que Schumacher añadió al traje del héroe.

En una entrevista en 2017, Schumacher dijo a Vice que quería "disculparse con todos los fans que se sintieron decepcionados" por "Batman y Robin", asegurando que se sentía "como si hubiera asesinado a un bebé".

En esta película, que tenía a George Clooney como Batman, Schumacher reforzaba una curiosa estética entre camp y kitsch e irritó a los fans más estrictos que tenían a Batman como un superhéroe en un mundo de tinieblas.

No obstante, el director, que era gay, ahondaba en esta película, de manera más o menos sutil, en la famosa interpretación homoerótica de las aventuras de Batman y su compañero Robin (Chris O'Donnell).

La franquicia fue más tarde revigorizada con "Batman inicia" de Christopher Nolan en 2005.

Schumacher comenzó como diseñador de vestuario en Hollywood en los años 70, trabajando en películas como El dormilón (1973) e Interiores (1978) de Woody Allen.

El drama El primer año del resto de nuestras vidas (1985) fue el primer éxito de Schumacher como director.

Hizo la película de vampiros adolescentes The Lost Boys (1987) --Que no se entere mamá, en Argentina, Los muchachos perdidos, en México-- y Línea mortal (1990) antes de asumir la franquicia de Batman de Warner.

En el Festival de Cannes presentó la que posiblemente sea su cinta más aplaudida: Falling Down ('Un día de furia', 1993), en la que Michael Douglas interpretaba a un abogado en Los Ángeles (EE UU ) hastiado del día a día y de morderse la lengua y que, de repente, decidía dar rienda suelta a todo su enfado.

A Schumacher se le atribuye haber impulsado la carreras de varias estrellas actuales, como Matthew McConaughey con "Tiempo de matar" (1996) y Colin Farrell con "Tigerland" (2000) y "Enlace mortal" (2003).

Antes de su carrera en Hollywood, asistió a la escuela de arte y trabajó como diseñador de vitrinas para una tienda de accesorios para mujeres en Nueva York.

Más Noticias